2 mar 2017

Isabel I la Católica, reina de Castilla desde 1474 a 1504

    Posiblemente esta sea la cabeza coronada más importante, o de las más importantes que ha tenido España. Evidentemente tiene sus defensores y sus detractores, pero tanto para unos como para otros es un personaje que sale en la mayoría de las conversaciones de nuestra historia, y siempre con nota. Ciertamente su vida no fue muy extensa, pues murió con 53 años, pero estuvo llena de acontecimientos. No quisiera dejarme muchas cosas en el tintero, y espero que sepias perdonar las ausencias, motivadas por mi deseo de no hacer un post tan extenso que se quiten las ganas de leerlo al primer intento.

    Viene al mundo Isabel el 22 de abril de 1451 en Madrigal de las Altas Torres, es aquí donde pasó su más tierna infancia; los primeros lugares ligados a su infancia debieron ser el Palacio de Madrigal y la iglesia de San Nicolás de Bari, donde fue bautizada. Apenas contaba tres años, cuando fallece su padre, quedando ella y su hermano Alfonso al cuidado de su madre junto a fray Lope de Barrientos, el prior Gonzalo de Illescas y el camarero Juan de Padilla; a todos se unió Gonzalo Chacón como administrador de esta pequeña corte, que al contrario de la itinerancia de las cortes medievales, se estableció en Arévalo. Allí conoce Isabel a su preceptor, fray Martín de Córdoba.

    En el año 1461, los dos infantes, Isabel (10 años) y Alfonso (7 años), pasaron a residir en la corte itinerante de su hermano el rey Enrique de Castilla y León. En ese mismo año la reina Juana, segunda esposa de Enrique IV, anunció que estaba encinta. No tardaron en aparecer toda clase de habladurías acusando a Beltrán de la Cueva, mayordomo mayor, de ser el padre de aquella criatura, dándole el sobrenombre de La BeltranejaJuana fue reconocida como hija legítima de Enrique IV y jurada como heredera al trono en 1462. Pronto hubo dos facciones bien diferenciadas: de un lado una contraria a los intereses de Juana, con Juan Pacheco, marqués de Villena y el Maestre de Calatrava, su hermano Pedro Girón, con la ayuda del todopoderoso Alonso Carrillo, arzobispo de Toledo; y otro a favor de  Juana con Beltrán de la Cueva y el poderoso linaje de los Mendoza.

    El 5 de junio tuvo lugar la Farsa de Ávila, en ella ciertos nobles, en un cadalso de Ávila colocaron un monigote con los atributos regios, deponiéndole como rey de Castilla y alzando en su lugar al infante Alfonso. Comienzan así tres años de guerra civil. La segunda batalla de Olmedo (1467) no solucionó el conflicto, Isabel permaneció al lado de su hermano hasta que el 5 de julio de 1468, falleció Alfonso en Cardeñosa, víctima de la peste o de envenenamiento, y su nombre salió a la palestra. Tras algunas reuniones entre las dos partes, Isabel se trasladó desde Cebreros hasta Toros de Guisando, ante los astados ibéricos, Enrique IV declaró a su hermana Isabel como su legítima sucesora en Castilla y León. Pronto ante los reveses sufridos en las cortes de Ocaña en 1469 y quizás por su arrepentimiento, devolvieron la inseguridad a la medida. Enrique IV quiso jugar con el matrimonio de su hermana, ya en 1466 quiso desposarla con Pedro Girón, pero éste falleció e Isabel quedó liberada de su compromiso.

    Rechazó Isabel los matrimonios propuestos por su hermano, tanto con Carlos Berry, duque de Guyena y hermano del rey de Francia, como con Alfonso V, rey de PortugalEnrique IV montó en cólera al enterarse de que Gutierre de Cárdenas y Alonso de Palencia, habían sido enviados por el arzobispo Carrillo a la corte de Juan II de Aragón para negociar el matrimonio de Isabel con su hijo Fernando. En 1469 se firmó el Acuerdo de Cervera, quedando comprometido el matrimonio. Fernando viajó de incognito a Castilla acompañado de Gómez Manrique, llegando a Valladolid donde se conocieron. El 19 de octubre de 1469, se celebró un enlace casi en secreto y sin la necesaria bula papal en el palacio de la familia Vivero.

    En Valdelozoya en el año 1470,Enrique IV al enterarse de la boda de su díscola hermana Isabel, volvió a declarar a Juana legítima heredera. El bando Isabelino reaccionó insistiendo en la ilegitimidad de Juana, la vida licenciosa de la reina Juana y la impotencia de Enrique IV para engendrar hijos. Isabel fue madre por primera vez el 1 de octubre de 1470 en Dueñas (Palencia), dando a luz una niña a la que llamó Isabel. En 1473 llegó a Valencia Rodrigo de Borja, futuro Papa Alejandro VI, como legado pontificio, siendo recibido por Fernando el Católico. En Alcalá de Henares Isabel y el arzobispo Carrillo lograron el apoyo del papado a los planes de reinar de Isabel.

    El 11 de diciembre de 1474 falleció Enrique IV en la villa de Madrid. Isabel se hallaba en Segovia, ciudad enriqueña por antonomasia, dos días después debajo de los ropajes de luto por la muerte de su hermano, Isabel llevaba los vestidos de gala, con los que poco después comenzó la ceremonia de su coronación. Andrés de Cabrera, alcalde de Segovia, le abrió el alcázar, poco después comenzó a escucharse: "¡Castilla, Castilla por la reina Isabel!". Enterado Fernando de la coronación de Isabel, partió hacia Segovia, donde entró el 2 de enero de 1475, para solucionar la situación. El acuerdo entre los esposos, Sentencia Arbitral de Segovia, contentaba a todos: los castellanos porque Fernando de Aragón no ejercería el poder en solitario y el rey porque su esposa no pretendía apartarlo del gobierno. Isabel aparecería detrás de su esposo en la intitulación oficial y Castilla antecedería a Aragón.

    Los problemas pronto se trasladaron al campo de batalla, Alfonso V de Portugal, decidió casarse con Juana la Beltraneja, y reclamar así sus derechos sobre el trono castellano, contaba con la ayuda de los Pacheco y los Estuñiga, pero lo más doloroso para Isabel fue ver como el arzobispo Carrillo se unía a ellos. Pedro González de Mendoza, obispo de Sigüenza le sustituyó, sustituyéndole a su muerte en el arzobispado toledano. La pericia militar del rey Fernando y el abandono de la nobleza que apoyaba a Alfonso y a Juana dieron lugar a las victorias castellanas en Toro (1476) y de La Albuera (1479). El Tratado de Alcaçovas-Toledo en 1479 ponía fin al conflicto entre Portugal y Castilla.

    Isabel fue madre en Sevilla, el 30 de junio de 1478 del príncipe Juan, y en Toledo el 6 de noviembre de 1479 de doña Juana.

    Seis años después de su coronación, en las cortes celebradas en Toledo en 1480, se jura al príncipe príncipe Juan como heredero de los reinos de Castilla y León y se reorganiza la deuda pública, recortando a la vez los privilegios económicos de la nobleza. De esta forma consiguió Isabel la obediencia de los Pacheco y los Estuñiga. Desde 1476, en plena guerra con Portugal y el mismo año del levantamiento de Fuenteovejuna, Isabel reagrupó todas las Hermandades viejas en la Santa Hermandad, especie de policía de vigilancia rural. En 1481 visita Aragón y es nombrada corregente. Un año después Isabel y Fernando regresan a Andalucía, alertados por la pérdida de Zahara, este acontecimiento encendió la chispa para reanudar la guerra de Granada. El 29 de junio, en Córdoba, la reina se puso de parto, y aunque venían gemelos, solo uno nació con vida, la princesa María. El 15 de diciembre de 1485 nació en Alcalá de Henares la princesa Catalina, que puso fin a la andadura maternal de Isabel.


    Tras el descalabro sufrido en Loja, la reconquista comenzó a ser favorable a los ejércitos cristianos: en 1483 hicieron prisionero a Boabdil el Chico en la batalla de Lucena, en 1484 conquistaron Álora y Setenil, en 1486 cayó Loja, Málaga en 1487, y Baza y Almería en 1489; dejando el reino de Granada reducido a la urbe del Darro y su área más cercana. En 1491 se construye el campamento de Santa Fe, a escasas leguas de Granada, desde donde Isabel y Fernando dirigían los ejércitos cristianos contra los musulmanes. El 2 de enero de 1492, tras firmar unas capitulaciones con Boabdil, los Reyes Católicos entran en Granada.

    En 1484 Pedro de Vera finalizó la conquista de Gran Canaria, mientras que en 1492 Alonso Fernández de Lugo hizo lo propio con La Palma. El proyecto de Cristóbal Colón de encontrar una ruta que llevara hasta las Indias, que había sido rechazado por otros reyes europeos, encontró acomodo en Isabel la Católica. Una familia de mercaderes conversos, los Santángel, y el linaje de la Cerda, Duques de Medinaceli, pusieron el dinero, mientras que una comisión de expertos con fray Hernando de Talavera al frente, dio el visto bueno a los planes de Colón. Isabel I puso un especial empeño en la cristianización de aquellas gentes, por lo que comisionó a fray Bartolomé de las Casas para hacerse cargo de la evangelización.

    El papa Sixto IV, en la bula Exigit sinceras devotionis affectus hizo que Isabel I en el año 1478 apoyara el establecimiento del Tribunal de la Inquisición, a su profundo apoyo hay que sumar el decreto de expulsión de los judíos de 31 de marzo de 1492, esta medida ha tenido una gran controversia, pero hay que recordar que Castilla y Aragón tomaron esta decisión tras Inglaterra y Francia, e incluso Portugal que lo hizo en 1494.

    A finales de 1492, Fernando el Católico sufrió un atentado en Barcelona, de manos de Juan Cañamares saltando de entre la multitud asestó un tajo a Fernando que estuvo a punto de costarle la vida. En 1494 portugueses y castellanos firmaban el Tratado de Tordesillas, en el cual las rutas asiáticas y africanas quedaban para Portugal, mientras que toda América, salvo una pequeña parte de Brasil, caía en manos castellanas. El 19 de diciembre de 1496 Alejandro VI concedía a Isabel y a Fernando el titulo de "Católicos".

    La primogénita de los Reyes Católicos, casada con Alfonso de Portugal en 1490, enviudó al año siguiente. En estos años se cerró el pacto matrimonial entre el príncipe Juan que casaría con la archiduquesa Margarita, hija de Maximiliano I, mientras que la princesa Juana lo haría con el archiduque Felipe el Hermoso. Solo un punto negro como fue la muerte de la madre de Isabel, Isabel de Avís en Arévalo el 15 de agosto de 1496. Aún duraban las celebraciones por el doble enlace, cuando la muerte hizo acto de presencia. En primer lugar el príncipe Juan falleció en Salamanca el 6 de octubre de 1497, aunque la archiduquesa Margarita estaba en avanzado de gestación, el niño nació muerto; por esta razón los derechos sucesorios pasaban a la princesa Isabel, casada con Manuel I de Portugal. pero cuando las cortes de Aragón iban a jurarla heredera de la Corona, Isabel falleció el 23 de agosto de 1498, en el momento de nacer su hijo, el príncipe Miguel, que también moriría en Granada cuando contaba con dos años de edad.

    El reino quedaba así en manos de la princesa Juana y el archiduque Felipe el Hermoso, parecía una buena opción, tal vez que Juana tras cuatro años de matrimonio, ya tenía tres hijos, uno de ellos varón, Carlos. Pero el matrimonio no gozaba de estabilidad matrimonial, lo cual causó una gran inquietud en la Reina Católica, que en esas fechas daba síntomas de estar muy enferma. El 26 de noviembre de 1504 probablemente a causa de un cáncer de útero falleció Isabel un poco antes del mediodía en el Palacio Real de Medina del Campo. Fue inhumada en una sencilla sepultura en el monasterio de San Francisco de la Alhambra, el 18 de diciembre de 1504. No mucho después, sus restos fueron trasladados a la Capilla Real de Granada, donde descansan en la actualidad junto a los de su esposo, Fernando el Católico, su hija Juana y el marido de ésta, Felipe el Hermoso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario