jueves, 29 de noviembre de 2018

Castillo de Pancorbo – Castillos de Castilla




Pancorbo es una pequeña localidad situada al norte de la provincia de Burgos, partido judicial de Miranda de Ebro. En el extremo nororiental de La Bureba, en el angosto desfiladero del mismo nombre, rompiendo los abruptos Montes Obarenes. Constituye así el paso natural entre el País Vasco y la Meseta Castellana y de los caminos que iban a Francia desde España. Ha conservado durante siglos su trazado original, así como una arquitectura popular integrada en el entorno de una gran belleza. La historia de Pancorbo es la de su desfiladero, un paso natural obligado de antiguos como, Celtas, romanos, suevos, alanos, visigodos vándalos, árabes, navarros, castellanos, carlistas, soldados de Napoleón que lo utilizaron como refugio o para empezar sus campañas, y de actuales, un paso que determina la forma alargada del pueblo con un paisaje geológico y natural de paredes rocosas.



Atravesado por el río Oroncillo el conjunto está defendido por el Castillo de Santa Marta, más conocido en el pueblo como La Sala, fortaleza de origen altomedieval que se mantuvo hasta el año 1823 en que fue arrasado por los Cien Mil Hijos de San Luís. El castillo fue construido en el siglo IX en una cresta rocosa. En la actualidad apenas quedan unas cuantas ruinas visibles de su estructura original, destacando un puente entre las peñas. El castillo fue construido por el conde Diego Porcelos poco antes del 882, aunque seguramente ya existiese alguna edificación abandonada en el lugar de origen más antiguo.

En la primavera de 882, el príncipe al-Mundir junto con el primer ministro Hashim ibn Abd al-Aziz se puso al mando de un ejército que la crónica cristiana cifra en 80.000 hombres; cifra que no parece descabellada para el emirato. Este ejército sarraceno se dirigió contra la fortaleza construida en Cellorigo por el conde Vela Jiménez. La batalla de Cellorigo resultó un fracaso para el musulmán y se dirigió contra Pancorbo, recientemente construido para defender, al igual que Cellorigo, la entrada de Castilla desde las tierras de los Banu Qasi. Después de tres días asediando Pancorbo los musulmanes se dieron cuenta de lo inexpugnable de la fortaleza y levantaron el campamento dirigiéndose contra la fortaleza de Castrogeriz, que aún estaba levantando el conde Munio Núñez. Como no estaba aun terminada, el conde Munio optó por abandonar la fortaleza y los musulmanes entraron en ella a placer. 

Al ser considerado como las Puertas de Castilla, existe mucha documentación medieval, sobre el Pancorbo de esta época. Llegó a tener hasta cinco pueblos que sumó a su villa; Hoyuelo, Fuentemiel, San Juan, Cuevagallegos, y Villanueva de los Judíos. Había ferias y mercadillos y fue uno de los pasos para el Camino de Santiago. Se construyeron varias ermitas y templos, fabricaba su propio pan, vino, tejidos, tenía ovejas…era una Comunidad totalmente autónoma.

En el año 1029 tras la muerte del rey García Sánchez, Pancorbo pasó a formar parte de Navarra. En el año 1054, después de la batalla de Atapuerca el rey castellano Fernando I regresó a estas tierras. Ya en el año 1068 lo recuperaron los navarros y reinando Alfonso VI pasó a formar parte de Castilla en 1076 de forma definitiva. El rey Alfonso VII la dotó de fuero y la villa quedó anexionada con la corona, corría el año 1147. Fue a partir de ahí que empezó a prosperar y se constituyó en capital de la Merindad de la Bureba. La decadencia comenzó cuando Enrique II en el s.XIV nombró a Briviesca capital de la Bureba y más tarde, en 1379 Juan I donó la villa a la ciudad de Burgos.

Napoleón tomó posesión de los fuertes de Pancorbo durante la Guerra de la Independencia, desde Marzo de 1808 hasta Junio de 1813, Pancorbo estuvo tomado por las tropas francesas aunque desde la sierra los guerrilleros españoles no dejaron de atacar en ningún momento. En 1823 volvieron los franceses y los 100.000 hijos de San Luis arrasan la fortaleza de Pancorbo. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario