21 enero 2019

Bera, primer conde


Era hijo del conde Guillermo I de Tolosa y de una noble goda. Tras dos años de asedio por los francos, una parte de la nobleza barcelonesa encarceló a su último valí, Harun, con lo cual el 3 de abril de 801 las tropas francas de Luis el Piadoso de Aquitania entraron en Barcelona. Entre estas tropas se encontraban numerosos condes de estirpe goda como Rostán, conde de Gerona, y del conde Guillermo de Tolosa. Su hijo Bera fue nombrado conde de Barcelona. 

Bera participó en tres expediciones francas contra los territorios musulmanes fronterizos. La primera, en el año 804, fue dirigida por Luis el Piadoso de Aquitania. Una vez en Santa Coloma el ejército se dividió en dos, uno, al mando Luis el Piadoso, fue hacia Tortosa, mientras que el segundo, dirigido por Bera, tenía que atacar Tortosa por el sur. Bera cruzó el Ebro en su confluencia con el río Cinca y llegó hasta Vila Rubea. Allí tuvo que retirarse tras un enfrentamiento con los cordobeses. 

La segunda expedición, en el año 808. Estuvo comandada por Ingobert de Tolosa, legado de Carlomagno. De nuevo se encaminó contra Tortosa, mientras Ingobert fue directamente contra Tortosa. Bera debía rodearla y atacar por el sur. Pero mientras atravesaba el río en barcazas fue atacado por el gobernador de Tortosa y se retiró. Tras reunirse con Ingobert abandonaron la zona. 

La tercera expedición, un año después, fue de nuevo encabezada por Luis el Piadoso. Sitió Tortosa durante 40 días. El asedió se levantó al llegar el hijo del emir al-Hakam I, el futuro Abderramán II. 

Tras el fracaso de estas expediciones, Bera inició la negociación de una tregua que finalmente se firmó en el año 812 con una duración de tres años. Ese mismo año Bera heredaba los condados de Rasés y Conflent al morir su padre el 18 de mayo. Delegó el gobierno de estos territorios en su hijo Guillemundo. Una vez acabada la tregua en el 815, los cordobeses volvieron a atacar el condado de Barcelona. El general Abd Allah atacó Barcelona pero un ejército mandado por Bera obligó a retirarse a los atacantes. Iniciándose una nueva tregua que comenzó en febrero del 817, durando tres años. 

Entre los años 812 y 817 Bera recibió también el condado de Gerona. Est acrecentó su poder y su prestigio en la zona, pero también le generó enemigos. Uno de ellos era su hermanastro Gaucelmo, conde de Rosellón y Ampurias. En el 820 Gaucelmo acusó a Bera de infidelidad y traición. En febrero de ese mismo año, en Aquisgrán, Bera y el lugarteniente de Gaucelmo, Sanila, se enfrentaron en un duelo ecuestre que perdió Bera. Como consecuencia fue declarado culpable. El emperador franco conmutó la pena de muerte por un exilio a Rouen donde permaneció hasta su muerte en el 844. 

Los dominios de Bera fueron divididos. Barcelona, Gerona y Besalú fueron dados al franco Rampón, mientras los condados de Rasés y Conflent quedaron en manos de su hijo Guillemundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario