miércoles, 19 de julio de 2017

Federico Roncali

Nacido en Cádiz en 1809. Aunque se desconocen el lugar y la fecha de su nacimiento. Tras una intensa vida militar su nombre comenzó a estar en boca de los políticos españoles cuando fue ascendido a general por exigencias, de su amigo, el general Espartero, que ocupaba la regencia en aquellos momentos. Este nombramiento causó una grave crisis ministerial.

Fue uno de los militares que en 1841 se encargó de la defensa del general Diego de León, quien había tratado de apoderarse de la reina Isabel II, y que había sido derrotado y detenido por las tropas de palacio. Tuvo la misión de leer ante el Tribunal militar el texto de defensa del militar rebelde que había sido redactado por González Bravo.

En diciembre de 1846, ocupó la cartera de Guerra, en el breve gobierno presidido por Manuel Pando Fernández de Pineda (marqués de Miraflores). En 1848 tomo el relevo al general O'Donnell como gobernador general de Cuba, puesto que conservó hasta 1850. En Cuba tuvo que hacer frente a las insurrecciones de la población negra. Los escritos cubanos de la época lo recuerdan como un déspota, que se ganó la enemistad de todos. El gobernador pedía insistentemente a la metrópoli refuerzos, ya que consideraba la situación muy peligrosa. Al poco de su llegada pidió al gobierno español, por medio de una extensa memoria, la implantación en Cuba de la Guardia Civil, institución que se había constituido tan solo cuatro años antes. Creía que este cuerpo policial conseguiría poner fin a la inseguridad que se vivía en la isla, por la que se movían con toda impunidad partidas de bandoleros y cuatreros.

Al final de la Década Moderada, Isabel II le designó jefe del Gobierno, presidiéndolo desde el 4 de diciembre de 1852 hasta el 14 de abril de 1853. Su gabinete estaba formado principalmente por militares, entre los que destacaban los generales Lara y el conde de Mirasol, aunque la presencia de Benavides aseguraba una destacada representación civil en el Consejo, con lo que se producía una cierta continuidad con el gobierno del anterior presidente, Bravo Murillo. Tras la apertura de las Cortes en marzo de 1853 los militares se pusieron al frente de la oposición al gobierno de Roncali.

Al igual que hicieron con Lersundi, los generales Narváez y O'Donnell se aliaron para hacer caer el gobierno, desde sus escaños realizaban fuertes críticas a su gestión, por lo que el presidente, ante las dificultades que encontró para llevar a cabo su política, se vio obligado a dimitir el 14 de abril y fue sustituido por el general Francisco Lersundi. Tras su dimisión Roncali desapareció definitivamente de la vida política española.

Fue conde de Alcoy, con profundas ideas liberales. Se incluía dentro de ese grupo de militares españoles que fueron fundamentales en el establecimiento del sistema liberal en España, entre los que se encontraban Espartero, Narváez, O'Donnell y Lersundi.  Falleció en Madrid, el 3 de abril de 1857.



No hay comentarios:

Publicar un comentario