viernes, 18 de enero de 2019

Sancha Gómez, esposa de Ramiro III rey de León

Castillo de Saldaña


Hija de Gómez Díaz, conde de Saldaña, y de Muniadonna Fernández, hija del conde Fernán González. Se casó con Ramiro III antes de 18 de octubre del 980, pues en esa fecha aparece un documento firmado como regnante Ranemiro una cum uxore sua Sanctia regina. 

El matrimonio tuvo un único hijo: Ordoño Ramírez, el Ciego, que se casó con Cristina Bermúdez, hija del rey Bermudo II de León y de Velasquita Ramírez. 

Se desconoce la fecha exacta de su muerte, aunque debió de suceder en torno al año 983. Se sepultó en el Panteón de Reyes de San Isidoro de León, donde luego también se trasladaron los restos de su esposo.


lunes, 10 de diciembre de 2018

José Benlliure Ortiz: Interior de la Basílica inferior de Asis



Datado en 1892, es un óleo sobre tabla de 35 X 24,5 cm. Colección particular. 


#Arte #Pintura #PintoresValencianos #Valencia

domingo, 9 de diciembre de 2018

Monumento a Johann Strauss en Viena



El Monumento es el objetivo fotográfico más buscado de Viena. En su inauguración en 1921, la Orquesta Filarmónica de Viena interpretó el Vals del Danubio Azul, compuesto por Johann Strauss (hijo). Alrededor de este monumento se puede ver un gran relieve hecho en mármol y en el centro la figura de Johann Strauss, una obra que realizó Edmund Hellmer, en el Stadtpark de Viena. La figura está hecha en bronce y aparece adornada con un arco en mármol. Una curiosidad es que el pequeño Johann Strauß de Stadtpark ocupa el primer puesto entre los monumentos más fotografiados de Viena. 

El Parque de la Ciudad (Stadtpark) es el preferido tanto por los vieneses como por los turistas que visitan la capital. Abierto al público desde 1862, es uno de los parques más antiguos de Viena, está dotado de un estilo inglés, posee una extensión de 65.000 metros cuadrados a lo largo de los cuales florece una amplia variedad de especies vegetales. El río Wien divide el parque en dos, mientras que algunos pequeños puentes se ocupan de unir ambas partes. 

En el recinto también es posible admirar otros monumentos dedicados a Franz Schubert, Franz Lehar y Robert Stolz, así como bustos en bronce del compositor Anton Bruckner o de la alcaldesa Andreas Zelinka, bajo cuyo mandato fue confeccionado el Stadtpark. 


Durante el paseo por el parque, es recomendable pararse a contemplar uno de los edificios más importantes del Stadtpark, conocido como el Kursalon. Se trata de un edificio que fue inaugurado en 1867 para la realización de tratamientos hidroterapéuticos, pero que desde 1868 es un renombrado lugar en el que se celebran importantes conciertos y bailes. El Kurpavillon o “Pabellón de Cura”, donde originariamente se servía agua mineral con propiedades curativas. 

El 15 de octubre de 1868 Johann Strauss Sohn daba su primer concierto en el recinto, y a partir de entonces el pabellón se convirtió en un renombrado espacio donde conciertos y bailes tenían lugar. Tras una importante reforma, el edificio volvió a retomar esta tradición musical y, en la actualidad, acoge bailes, conciertos y congresos. 

Stadtpark posee una situación privilegiada en pleno centro de la ciudad, a escasa distancia de lugares tan importantes como la Ópera, por lo que resulta muy cómodo y agradable acercarse hasta el parque para perderse en la inmensidad de su verdor. 

En su historia este parque guarda el honor de haberse convertido en el primer parque público de Viena. Sus orígenes se remontan al año 1860 cuando durante la demolición de las murallas de la ciudad y la construcción de la actual Ringstraße, el gobierno regente promovió su instalación en el área que circunscribía el ya famoso Wasserglacis, que se ubicaba junto a la puerta Karolinenstadttor. Erigido en estilo inglés bajo los designios del paisajista Josef Selleny y del jardinero de la ciudad Rudolf Siebeck, el Stadtpark fue abierto por primera vez el 21 de Agosto de 1862. 

Por supuesto, este parque vienés no es sólo monumentos o edificios y también ofrece un inolvidable paseo entre una rica y variopinta naturaleza preparada para florecer y mostrar su esplendor en todas las épocas del año. 


Ermita de la Virgen de Ara en Badajoz



Extremadura posee su propia Capilla Sixtina, está en la ermita de la Virgen del Ara, y recibe este sobrenombre por los frescos del siglo XVII que podemos contemplar en su interior. La Ermita está a siete kilómetros de Fuente del Arco (Badajoz). 

Sorprendentes las pinturas de mediados del siglo XVII que decoran la bóveda de este santuario. En ellas, al igual que en el Vaticano, se representan escenas del Génesis. A raíz de la restauración realizada en estas pinturas, se ha podido averiguar que, al menos, son obra de seis pintores diferentes, por lo que se supone que estas pinturas pertenecen a la escuela que Francisco de Zurbarán, tuvo en la vecina localidad de Llerena (Badajoz). 

Destacan también unas figuras geométricas pintadas en el zócalo, a finales del siglo XV, que sólo existen en esta ermita y en el Palacio Episcopal de Llerena. Es posible que los pigmentos utilizados, procedan de los minerales extraídos en las minas de la Jayona, ubicadas cerca de la ermita. 

El bajo coro está decorado con pinturas del siglo XIX que nada tienen que ver con la religión. En ellas aparecen cuatro figuras femeninas, representando los puntos cardinales y los cuatro continentes: Europa, África, Asia y América. 

Se comienza a tener constancia de la existencia de esta ermita a partir de mediados del siglo XIV, al ser nombrada en el libro de monterías de Alfonso XI como "un lugar de devoción y peregrinación a la Virgen María". Sin embargo, es a mediados del siglo XV cuando la Orden de Santiago se asienta en el lugar, hace una reconstrucción de la misma y añade la sacristía, el camarín, el coro y la arquería que rodea la fachada sur y oeste. Esta orden, para promover el cristianismo en las zonas cercanas a la ermita, introdujo la leyenda del rey Jayón y su hija Erminda, que dieron origen a este santuario. 

Esta historia cuenta que Jayón era un ciego de la zona que profesaba la religión musulmana y que vivía junto a su hija. Mientras Erminda jugaba, se le apareció una chica vestida de blanco que se presentó como la Virgen María, a la que Erminda le dijo que, si de verdad era quien decía ser, le devolviera la vista a su padre, a lo que la chica le respondió que lo haría a cambio de que ellos se convirtieran al cristianismo. De esta forma Jayón recuperó la vista y, como agradecimiento, construyó la ermita a la Virgen del Ara. 

A pesar de la espectacularidad del lugar, ha sido desconocido para muchos extremeños hasta hace muy poco. 



FUENTE: Público

Ansúr Fernández - Conde Castilla

Hijo de Fernando Ansúrez, conde de Castilla y de Momadonna. Aparece por primera vez en un documento del 4 de marzo del 921 confirmando, Assur Fernandiz, una donación de sus padres al monasterio de San Pedro de Cardeña. El 28 de enero de 929 aparece como testigo, Ansuri Fredinandiz, en un documento por el que Muniadonna, la madre del conde Fernán González, hace una donación a Santa María de Lara. 

Participó junto al rey Ramiro II y el conde Fernán González en la batalla de Simancas tal y como cuentan los Anales Castellanos Primeros. El 15 de febrero de 941 es parte del tribunal, Assur Fernandez, presidido por Fernán González en el cual el presbítero Gonzalo reconoce haberse apropiado de bienes legados por su tío Alarico al monasterio de San Pedro de Cardeña. 

Primer conde de Monzón: La primera aparición del condado de Monzón de Campos y del título de conde de Monzón data del 26 de diciembre del 943. En una donación de Assur Fernández y su mujer Guntroda e hijos al monasterio de San Pedro de Cardeña de tierras situadas entre Peñafiel y Sacramenia. Es perfectamente posible que el título fuera anterior de esta fecha aunque probablemente no sea anterior a la batalla de Simancas. La zona de actuación de este condado entraba en conflicto tanto con los dominios de Fernán González, quien también intenta actuar en la zona de Peñafiel y Sacramenia, como con los del conde Diego Muñoz de Saldaña, que ven frenada su expansión hacia el sur. 

Conde de Castilla: Ansur Fernández permanecerá fiel al rey Ramiro II, apoyándole en la rebelión de los condes de Castilla y Saldaña ocurrida entre los años 943 y 944. En los documentos de la época encontramos que, efectivamente, existen una serie de diplomas en los que Fernán González ya no aparece como conde de Castilla. El primero de ellos data del 8 de mayo de 944 y aparece el infante Sancho, menor de edad, como conde de Castilla. Y el 23 de agosto de 944 es Ansur Fernández el que firma con esa dignidad (comite Assur Fernandiz in Castella) así como el 22 de noviembre de 944 (Comite Assuri Fredenandiz…in Castella), donando a San Salvador de Oña. Ansur sigue apareciendo junto al rey en otros documentos como las confirmaciones de sendas donaciones del rey Ramiro II al monasterio de Sahagún el 29 de marzo del 945 (Assur Fernandiz), y el 3 de abril del 945 (Assuri Fredenandiz). 

Fernán González vuelve a aparecer como conde de Castilla en un documento del 22 de abril de 945. Además el infante Sancho también seguirá firmando documentos en Burgos en fechas como el 1 de febrero de 947 y el 27 de junio de 950. 

La última aparición documental de Ansur Fernández es del 24 de septiembre del 946 confirmando (Ansur Fredenandiz) una donación de Ramiro II al monasterio de Vega. Se supone que falleció entre los años 946 y 950. En este último año ya aparece su hijo Fernando Ansúrez con la dignidad de conde de Monzón. 

Matrimonio y descendencia: Ansur Fernández se casó con Guntroda, posiblemente Gontroda Núñez, hija del conde Nuño Velaz. El matrimonio tuvo al menos ocho hijos: 

· Fernando Ansúrez, conde Monzón. 
· Oveco Ansúrez. 
· Enrique Ansúrez. 
· Munio Ansúrez. 
· Nuño Ansúrez. 
· Gutierre Ansúrez. 
· Gonzalo Ansúrez. 
· Teresa Ansúrez, reina consorte de León y condesa de Monzón.


Urraca Garcés - Segunda esposa de Fernán González

En los documentos medievales, aparece también como Urraka, Urracha y Urracka. Era hija de García I Sánchez de Pamplona y Andregoto Galíndez. Aparece por primera vez en un documento del Cartulario de Albelda del año 953 junto a su padre, su abuela Toda y sus hermanos Sancho y Ramiro. 

Contrajo matrimonio con el conde Fernán González, antes del 5 de mayo de 964. Era sobrina por tanto de la primera mujer, Sancha Sánchez de Pamplona. Urraca aparece como condesa en la confirmación de los fueros de Brañosera el 1 de abril del 968. 

Fernán González murió poco antes del 1 de marzo de 970. A partir de ese momento Urraca vuelve a aparecer en documentos reales de Pamplona, al menos desde el de 10 de diciembre de 971 al 14 de julio de 972. Más tarde Urraca contrajo un segundo matrimonio con Guillermo Sancho, duque de Gascuña y conde de Burdeos. Urraca estaba ya muerta en 1008. 


Descendencia de Urraca Garcés 

Urraca parece que no tuvo hijos del primer matrimonio, pero sí del segundo: 

· Bernardo Guillermo (muerto hacia 1009), duque de Gascuña y conde de Burdeos. 
· Sancho Guillermo (muerto hacia 1032), quien sucedió a su hermano en el ducado de Gascuña y condado de Burdeos. Casó con Urraca Sánchez (fallecida el 12 de julio de 1041), hija del conde de Castilla Sancho García y la condesa Urraca Gómez. 
· Brisca de Gascuña, casada con Guillermo V de Poitiers, conde de Poitiers y duque de Aquitania. 
· Gersende de Gascuña, casada con un noble de Borgoña.


García, rey de Galicia

Nacido en el año 1042, fue el tercer varón fruto del matrimonio del rey Fernando I de León y de su mujer Sancha. Fernando I consiguió unificar bajo su reinado los reinos de Castilla y León aumentándolos a costa de los pequeños reinos musulmanes de la época. Desde que sus hijos son pequeños decide repartir el reino entre ellos: para Sancho (Sancho II el mayor), Castilla; para Alfonso (Alfonso VI), León; y para García Galicia. 

García, durante su infancia pasó mucho tiempo en Galicia, junto a Cresconio, Obispo de Santiago (el mismo que expulsó al vikingo Ulf el Gallego). Al morir Fernando I, la división de su reino se hace oficial, y durante un tiempo los tres hermanos mantienen las formas, García se encarga de estabilizar el reino e incluso de batallar contra los condes que se intentan alzar contra él, viéndolo en una posición débil, que él se encarga de hacerles ver que no era así. Pero en el mismo momento que fallece su madre, Sancha, aparecen las envidias y los rencores. Sancho y Alfonso se unen contra García, ya que consideraban que el reparto de su padre no era justo para ellos. García es derrotado y Sancho decide exiliar a García, que emprende la marcha al reino de taifa de Sevilla. 

Sancho, que pasaría a la historia con el sobrenombre de El fuerte, no se conforma, y marcha contra su hermano Alfonso, volviendo a unificar los territorios de su padre, pero entra en la historia Urraca, hermana de todos ellos, a la que su padre dejó la ciudad de Zamora. Alfonso era el preferido de Urraca, y al ser derrotado por Sancho, decide resistir a éste último en su ciudad, maquinando un plan para derrotarlo cuando éste sitia la ciudad. Hace que Vellido Dolfos, un noble local, se infiltre entre las tropas de Sancho y se gane su favor, desde entonces acompaña al rey cuando este está solo. Una de esas veces, mientras Sancho esta distraído, Vellido lo atraviesa a traición con su lanza y lo mata. 


Muerto Sancho, gracias a la intervención de Urraca, Alfonso es declarado su heredero, siendo nombrado rey de Castilla y León. Es posible que el Cid (que no era más que un mercenario a sueldo) participara en las batallas contra García. 

Aprovechando la inestabilidad del momento, García regresa a Galicia y reclama su trono apoyado por la mayoría de los nobles gallegos. Entonces, Urraca y Alfonso deciden tenderle una trampa. Lo llaman para parlamentar a lo que García, confiado, acude con parte de sus hombres. Pero Alfonso no respeta los trámites de paz y lo apresa. García es enviado al Castillo de Luna en León, donde pasaría el resto de su vida encarcelado. Allí, triste y traicionado por toda su familia pasa los últimos años de su vida, hasta que muere, en el año 1090, y es enterrado, en el Panteón de Reyes de San Isidoro de León, donde habían recibido sepultura sus padres y algunos de sus hermanos. Por su propia voluntad, con las cadenas que le fueron impuestas tantos años, para recordar la traición que se cometió con él. De este modo, sobre la tapa de su sepulcro de piedra se representó al rey encadenado, hallándose en el sepulcro la siguiente inscripción latina: “Aquí yace el rey García de Portugal y Galicia, hijo del gran rey Fernando, que fue capturado por su hermano con engaño. Murió preso el 22 de marzo de 1090”.


sábado, 8 de diciembre de 2018

Goto Muñoz, esposa de Sancho Ordóñez, rey de Galicia

Iglesia de Santa María 


También es conocida como Gotona, Gudo y Goto Núñez. Era hija del conde gallego Munio Gutiérrez, perteneciente a la alta nobleza gallega. No se conocen datos de su nacimiento, ni su infancia, como tampoco la fecha del matrimonio con Sancho Ordóñez. Tras la muerte de Fruela II, los hijos de éste y de Ordoño II rivalizan por el poder en la corte de León. Cuando Alfonso IV es coronado rey de León en el 926, Sancho Ordóñez es nombrado rey en Galicia, aunque bajo la égida de su hermano. 

El nombre de la reina Goto aparece en numerosos documentos junto a su esposo en la documentación del monasterio de Celanova entre los años 926 y 929. No consta que el matrimonio tuviera descendencia. 

Tras la muerte de su esposo (929), el cadáver del rey Sancho Ordóñez recibió sepultura en el monasterio dúplice de Castrelo de Miño, de Orense. Allí mismo profesó como religiosa su viuda. 

Según se desprende de una donación realizada por el rey Ramiro II de León a dicho monasterio en el año 947, la reina Goto era en esas fechas abadesa del cenobio. Su última aparición documental es del año 964, haciendo una donación al monasterio de San Vicente de Pombeiro (Pantón, Lugo) y donde se expresa como Goto reina, hija de Munio, y confesa


Las oraciones de la reina Goto Muñoz y el milagro del traje de piel 

Cuenta Enrique Flórez que, estando la reina Goto ya consagrada en el monasterio de Castrelo do Miño, hizo muchas oraciones por el alma de su marido. En una ocasión el rey Sancho Ordóñez se le apareció mientras dormía. Sancho estaba atado con dos cadenas y acompañado de dos diablos que le atormentaban. El rey muerto pidió a su esposa que siguiera orando por él y que además ayunara y diera limosnas durante cuarenta días. 

Pasado ese tiempo, Sancho se volvió a aparecer pero libre de los demonios y vestido con una túnica blanca y un vestido de piel que Goto había dado como limosna a un sacerdote pobre. La reina Goto, llena de alegría, quiso abrazar a la aparición, pero al punto desapareció aunque en sus manos quedó un fragmento del traje de piel que vestía la aparición del rey Sancho. Este trozo de piel fue llevado a San Esteban de Ribas de Sil y allí se comprobó que faltaba esta porción a la piel que la reina Goto había donado al sacerdote pobre y se tuvo por un hecho milagroso.


viernes, 7 de diciembre de 2018

Bermudo Ordoñez, rey de Galicia



Es seguro que su padre era el rey Ordoño III de León, En cuanto a la madre, existen diversas teorías. Pelayo, obispo de Oviedo afirmaba que era hijo de una segunda mujer de Ordoño III llamada Elvira. Aunque no hay pruebas de que el monarca se separara en algún momento de su esposa Urraca Fernández. Ésta aparece junto a Ordoño III en todos los documentos desde que comienza su reinado en 951 hasta la muerte del rey en 956. Claudio Sánchez-Albornoz aceptó la posibilidad de que Bermudo pudiera haber sido hijo ilegítimo de Ordoño III. También se desconoce el lugar exacto de su nacimiento, aunque se supone que pudo haber nacido cerca de Carracedelo, en la comarca del Bierzo, al oeste de la provincia de León y pasar allí sus años de juventud. 

Desde el año 966 reinaba en León Ramiro III, hijo de Sancho I y sobrino de Ordoño III. El rey de León era, por tanto, primo hermano de Bermudo. El desafecto que los nobles gallegos y portugueses tenían hacia Sancho I no menguó con la llegada al trono de su hijo Ramiro III. Este sentimiento no hizo más que aumentar con las incursiones vikingas en tierras gallegas del año 968, la grave derrota ante los sarracenos en San Esteban de Gormaz en 975 y las devastadoras aceifas de Almanzor que asolaron todo el reino de León desde finales de la década de 970. 

Es por todas estas circunstancias que, en el 981 un grupo de nobles, liderados por el conde Gonzalo Menéndez, se rebeló contra Ramiro III y proclamó nuevo soberano a Bermudo. El 22 de diciembre, Bermudo ya aparece autotitulándose rey en una donación hecha a un monasterio de Guimarães. Así, entre la primavera y el verano de 982, los partidarios de Bermudo ya se habían hecho con el control de Galicia. 

A principios de 983 el ejército de Ramiro III se enfrentó al de Bermudo en Portilla o Portela de Arenas, cerca de Antas de Ulla, en tierras gallegas. El resultado fue incierto, Bermudo permaneció en Galicia y Ramiro III volvió a León, centrándose en la defensa de sus tierras de los ataques musulmanes. El reino de León quedó dividido en dos grandes zonas de influencia: el territorio galaico-portugués apoyaba a Bermudo, mientras Castilla y el territorio leonés propiamente dicho permanecían fieles a Ramiro. 

Con el paso del tiempo, la guerra quedo en un estático statu quo, hasta que en el año 986 tras la batalla de Vigo, en la que muere el rey Ramiro. En León se corona a su hijo, quien por la intervención de su Madre, firmara la paz con Bermudo quien pasara a ser Rey de Galicia. 

Bermudo es entonces coronado el día de navidad de ese mismo año en la Catedral de Santiago, en una emotiva ceremonia a la que acudieron nobles de todo el reino y que fue auspiciada por el mismo Obispo, quien pronuncio en lengua vernácula el siguiente discurso: “Hoy hijos de Galicia, nos reunimos para aclamar al nuevo Rey de Galicia, quien nos ha liberado de la opresión de los extranjeros. Hoy hermanos podemos mirar al cielo y oler nuestras tierras libres de lo ajeno, por eso y lo que nuestro glorioso futuro que Dios nuestro señor nos tiene preparado, Viva EL REY BERMUDO”

Tras su proclamación tuvo que ponerse bajo la protección del califato de Córdoba, ya que el empuje del condado de Castilla y las rebeliones internas en el reino hacían imposible que pudiese resolver tantos problemas. Logró recuperar Zamora, los ejércitos de Almanzor se quedaron en el reino de León como fuerzas de ocupación y no logró expulsarlos, de forma violenta, hasta 987. Entonces, Almanzor montó en cólera y destruyó Coímbra, avanzando a continuación sobre León, sitiándolo y arrasándolo. Bermudo II se refugió entonces en Zamora, ciudad de la que tuvo que huir a Lugo tras la persecución a la que le sometió Almanzor, lo que causó la destrucción de ambas ciudades. No contento con esto, las tropas musulmanas conquistaron Gormaz y Coruña del Conde (conocida como Clunia). En el 994, Astorga en el 996 y saquearon Castro Bergidum (El Bierzo) y Santiago de Compostela, en el 997.

La Península a la muerte de Bermudo

En el año 999 se agravó tanto la gota que padecía, que le resultaba imposible cabalgar y tenía que ser transportado en una litera. Ese mismo año, un jueves del mes de septiembre, murió en el monasterio de Villabuena, localizado en la provincia de León.


Sancho Ordoñez, rey de Galicia

Abside de la iglesia de Santa María de Castrelo de Miño

Se cree que nació alrededor del año 895. Era hijo del rey Ordoño II y de su mujer Elvira. Aparece por primera vez en una documentación el 30 de mayo de 912 y, a la muerte en 924 de su padre comienza a titularse rey, aunque hubo que esperar a la muerte de su tío Fruela II, en julio del año siguiente, para dividirse el Reino con sus hermanos Alfonso (IV y Ramiro II. Sancho se mantuvo en las tierras gallegas, siendo ungido como Rey de Galicia en Compostela por Hermenegildo, obispo de Santiago de Compostela, poco después de abril de 926; Alfonso reinaría en León y Zamora; y Ramiro, que luego sucedería a sus dos hermanos en todo el Reino paterno, se contentaría con el territorio del norte de Portugal, con capitalidad en Coimbra. Su primo Alfonso Froilaz, hijo del difunto Fruela II, quedó relegado a la Asturias de Santillana y Trasmiera. 

Este reparto ha sido considerado tradicionalmente como amistoso por los historiadores cristianos, sin embargo, un texto de Ibn Hayyan relata que los hechos debieron de suceder de modo distinto: Sancho que era el mayor, quiso suceder en el Reino pero su hermano Alfonso, apoyado por su suegro Sancho Garcés de Pamplona y por su primo Alfonso Froilaz, le derrotó, haciéndole refugiarse en Galicia, donde era apoyado por los linajes condales a los que pertenecía su mujer. 

Poco se sabe del corto reinado de Sancho Ordóñez en Galicia, se conocen algunos documentos otorgados a personajes de la alta nobleza gallega. La última vez que Sancho Ordóñez figura en la documentación, como Gallecie princeps, fue el 10 de junio de 929 en el monasterio de Celanova cuando él y la reina Goto recibieron una donación de varias villas y fueron prohijados por Ansuario. En ese mismo año también aparece con Goto cuando donaron la villa de Pombeiro al monasterio que ahí se construyó. También se le ve figurar alguna vez en la Corte leonesa de su hermano Alfonso, lo que indica las buenas relaciones mantenidas desde entonces entre los tres hermanos. 

Desde el 21 de noviembre de 927 se le ve casado con Goto o Gotona Muñoz, miembro de la más alta nobleza gallega, que no le dio descendencia. Ella, que falleció ya viuda, después del 1 de marzo de 964, era hija del conde Munio Gutiérrez y de Elvira Arias, de importantes familias gallegas. 

Murió Sancho Ordóñez en 929, entre el 10 de junio y el 16 de agosto, cuando ya aparece Alfonso IV en la catedral de Santiago de Compostela confirmando privilegios. A su muerte, el reino se reintegró en los dominios del Alfonso IV, siendo sepultado en el Monasterio de Castrelo do Minho, donde sería sepultada, años después, su esposa, donde había profesado al enviudar, según se desprende de una donación realizada por el rey Ramiro II de León a dicho monasterio en el año 947, la reina Goto era en esas fechas abadesa del cenobio. ​




George Braque Papiers collés La Guitarra



La Guitare, realizado en 1912, Carboncillo, papel con estampado imitación madera pegado sobre papel de 70,2 x 60,7 cm. En Colección particular. 

En el desarrollo del Cubismo hay un grupo de obras que merecen un apartado especial. Se trata de los papiers collés o papeles pegados, más de cincuenta piezas que Braque realiza por sorpresa entre 1912 y 1914. La primera de ellas fue creada por Braque en septiembre de 1912, en Sorgues, pueblo cercano a Avignon en el que había pasado el verano junto a Picasso. Los papeles pegados imprimen un nuevo carácter a su Cubismo, el color comienza apoderarse de la obra mediante el uso de materiales ya elaborados, como el papel pintado y recortes de periódicos, marcando el camino hacia el Cubismo Sintético.