5 jul 2022

Eduardo VIII, rey del Reino Unido en 1936

 


CASA DE WINDSOR

Nacimiento: El 23 de junio de 1894 en White Lodge (Richmond Park)

Fallecimiento: El 28 de mayo de 1972 en Paris

Padres: Jorge V y su esposa María de Teck.

Reinado: Desde el 20 de enero de 1936 al 11 de diciembre de 1936.

 


Nació el 23 de junio de 1894 en Londres. Sucedió a su padre, Jorge V, el 20 de enero de 1936. Pero su reinado no sobrepasaría el año, debido al romance que mantenía desde 1934 con Wallis W. Simpson, una multimillonaria americana divorciada. Pero no fue este el único caso en la vida amorosa de Eduardo. Era un mujeriego, ya entre los años 1920 - 1930, cosa que preocupaba al primer ministro Baldwin, al rey Jorge V y a las personas cercanas al príncipe. Jorge V estaba decepcionado con Eduardo por sus dificultades para salir adelante en la vida y disgustado por sus muchos romances con mujeres casadas; mostrándose reacio a que Eduardo heredara la Corona. En 1930, el rey le dio a Eduardo una casa, Fort Belvedere, cerca de Sunningdale. En ella, Eduardo mantuvo relaciones con una serie de mujeres casadas, como Freda Dudley Ward o lady Furness, una estadounidense, que le presentó al príncipe a su amiga Wallis W. Simpson, que se había divorciado, de su primer marido, en 1927 y casado después con Ernest Simpson, un hombre de negocios. Se dice que la señora Simpson y el príncipe de Gales se hicieron amantes mientras Lady Furness viajaba por el extranjero, cosa que Eduardo desmintió ante su padre, asegurándole que no había intimado con ella. Esta relación debilitó, aún más, la mala relación que mantenían padre e hijo. El rey y la reina conocieron a la señora Simpson en el palacio de Buckingham en 1935, aunque más tarde se negaron a recibirla. Pero, Eduardo se había enamorado de Wallis y la relación se hizo cada vez más íntima.

El romance causó una preocupación tan grave, que la pareja fue seguida por miembros de la Sección Especial de la Policía Metropolitana, a fin de examinar la naturaleza de dicha relación. La posibilidad de que una divorciada estadounidense con un pasado cuestionable tuviera influencia sobre el heredero causó ansiedad entre las figuras del gobierno. El anuncio del rey de su intención de casarse con la señora Simpson le enfrentó con el primer ministro, Stanley Baldwin, el cual consideraba inadmisible tal matrimonio morganático. A Eduardo se le obligó a abdicar en diciembre de 1936 en favor de su hermano, Jorge VI, conservando el título de duque de Windsor; en 1937, la pareja se casó.



A partir de entonces, sus simpatías por la Alemania nazi comenzaron a manifestarse sin disimulos. Realizó un viaje a Alemania, donde fue calurosamente acogido por Hitler. Estallada la Segunda Guerra Mundial, en 1939, se dedicó a dar discursos criticando la actitud británica y defendiendo a los nazis; aceptó un plan promovido por Alemania para reponerle en el trono, una vez que consiguieran derrotar a Inglaterra; e incluso espió para Alemania, suministrándole información sobre la reacción británica en caso de invadir Bélgica.

Los duques de Windsor eligieron pasar la guerra, acogidos por las dictaduras de España, con Francisco Franco primero, y a continuación en Portugal con Antonio de Oliveira Salazar. Posteriormente, Churchill, les apartó de la escena política, al enviar a Eduardo a gobernar las Bahamas, entre 1940 y 1945; acabada la guerra, se estableció en París hasta su muerte, que se produjo el 28 de mayo de 1972.

Ramón Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario