05 julio 2022

Jorge V, rey del Reino Unido desde 1910 a 1936

 


CASA DE WINDSOR

Nacimiento: El 3 de junio de 1865 en Marlborough House (Londres)

Fallecimiento: El 20 de enero de 1936 en Sandringham House (Norfolk)

Padres: Eduardo VII y su esposa Alejandra de Dinamarca.

Reinado: Desde el 6 de mayo de 1910 al 20 de enero de 1936.

 


Fue rey de Gran Bretaña e Irlanda, de las Dependencias de Ultramar y emperador de la India (de 1910 a 1936), hijo segundo de Eduardo VII y de la princesa Alejandra de Dinamarca. Nació el 3 de junio de 1865 en Marlborough House (Londres). Al ser el segundo varón del entonces príncipe de Gales Eduardo, no estaba destinado a ostentar una posición de primer orden, por lo que recibió una sencilla educación. Con sólo doce años, ingresó como cadete junto con su hermano y heredero al trono, en el buque-escuela "Britannia" de la Armada Real, alcanzando en 1891 el grado de comandante. Tras la repentina muerte de su hermano el 14 de enero de 1892, se vio obligado a relegar a un segundo plano su carrera militar, para convertirse en el presunto heredero de la Corona una vez que su padre  accediera al trono. Ese año, fue nombrado duque de York, retomando sus estudios y una formación política más completa que la recibida hasta la fecha, acorde a su nueva posición. Al año siguiente ascendió a capitán de navío y contrajo matrimonio con su prima segunda, la princesa María, hija de los duques de Teck, de cuya unión nacerían seis hijos: el futuro rey Eduardo VIII; el futuro rey Jorge VI; Enrique, duque de Gloucester; Jorge, duque de Kent; el príncipe Juan, muerto siendo un niño; y la princesa María.

Al acceder Eduardo VII al trono británico en 1901, Jorge recibió el título de duque de Cornwall. El 16 de marzo embarcó en el buque "Ophir" representando a su padre en Australia, donde inauguró el primer Parlamento de la Commonwealth australiana, África del Sur y Canadá. El 8 de noviembre de 1901, a su regreso a Inglaterra, fue proclamado príncipe de Gales en el Parlamento.

El 6 de mayo de 1910, tras la muerte de Eduardo VII, el príncipe de Gales subió al trono con el nombre de Jorge V, no siendo coronado hasta el 22 de junio del año siguiente; contaba cuarenta y cinco años y poseía una dilatada experiencia en asuntos de Estado que demostró en seguida. Su reinado estuvo marcado por el éxito, debido a su comportamiento, muy respetuoso con las normas constitucionales y democráticas, y por el estilo personal que imprimió a la monarquía. Jorge V tuvo que hacer frente a diversas situaciones difíciles que pusieron a prueba a la monarquía y al soberano. La primera prueba de fuego tuvo lugar el mismo día de su subida al trono, cuando el país entero se hallaba dividido y enfrentado por la intención del primer ministro, el liberal Herbert Henry Asquith, de limitar el poder constitucional de la Cámara de los Lores e introducir modificaciones en la Constitución al promulgar la Parliament Bill. Aunque, el rey, era de tendencia conservadora, con gran prudencia y visión política, apoyó, con decisión, a su primer ministro, zanjando el asunto y amenazando a los lores con crear, si se viera obligado, una hornada de pares de nuevo cuño. Gracias a su decisión, en 1911 se aprobó la Parliament Act.



Dispuesto a reforzar el poder real en todos los territorios del Reino Unido, en junio de 1911, la familia real al completo emprendió viaje por Escocia, Gales e Irlanda. Con el mismo motivo, el 11 de noviembre, inició un dilatado viaje por las colonias, del que regresaría el 5 de febrero de 1912. Era la primera visita a los dominios de ultramar que realizaba un monarca británico. El 12 de diciembre fue proclamado, en Nueva Delhi, emperador de la India. Durante la Primera Guerra Mundial, los reyes se dedicaron a trabajar por el bien del país Los constantes mensajes de ánimo que el monarca realizó por la radio durante el tiempo que duró el conflicto, y tras el mismo, y sus numerosas visitas a varios frentes de batalla insuflaron el ánimo que necesitaban las tropas y la población civil.

La segunda crisis que tuvo que afrontar Jorge V surgió como consecuencia de la denominada "cuestión irlandesa", asunto que resolvió en dos momentos muy concretos: el primero, en 1914, apoyando a Asquith en la concesión que el Gobierno británico hizo a los irlandeses con el Home Rule; y el segundo, en 1921, al influir en la preparación de una vía de solución pacífica que desembocó con el nacimiento del estado libre de la República de Irlanda.

El tercer episodio se produjo en plena recesión económica tras el fin de la Primera Guerra Mundial. En una situación sin precedentes, ninguno de los dos partidos mayoritarios contaba con mayoría absoluta necesaria para gobernar. Dando muestras, de nuevo, de valentía política, Jorge V forzó la dimisión del conservador Andrew Bonar Law, sustituyéndole por el también conservador Stanley Baldwin. Pero el nuevo gabinete formado por éste fracasó, y Jorge V -a pesar de sus pocas simpatías por el socialismo en auge, al que consideraba revolucionario y subversivo, se vio obligado a ordenar al líder del Partido Laborista, James Ramsay Mc Donald, que formara un nuevo Gobierno, constituyéndose el primer gabinete laboralista en Inglaterra.

En 1928, tras una gravísima enfermedad que le mantuvo apartado de toda actividad pública, además de estar a punto de costarle la vida, se reincorporó a sus tareas. Pero un nuevo problema, esta vez en la India, absorbió las energías del rey. Como consecuencia de la revolución surgida en la India por los nacionalistas contrarios a la dominación británica, Jorge presidió una conferencia, a lo largo del mes de noviembre de 1930, en la que se mostró partidario de conceder a la India una carta de autonomía, la cual no fue aprobada hasta 1935, bajo el Gobierno de Baldwin. El último gran escollo de su reinado se produjo al tiempo que la crisis hindú. En 1929, el Partido Laborista no supo dar con las medidas adecuadas para combatir la Gran Depresión que golpeaba al país. Jorge V volvió a actuar con mesura e inteligencia, convenciendo a Mc Donald para que formase un Gobierno de coalición nacional apoyado en conservadores y liberales. A pesar de ser, Jorge V, duramente criticado por los laboristas, el Gobierno de concentración logró parar la primera embestida de la crisis económica, posibilitando la recuperación nacional cuatro años más tarde, siendo necesario que, el rey, apoyara la decisión de gobierno de abandonar el patrón oro.

Con ocasión del conflicto provocado por la invasión italiana de Etiopía, Jorge V actuó como mediador, buscando una solución pacífica entre las partes implicadas. Evitando así que, el asunto, derivase en un conflicto armado entre todas las potencias europeas con intereses territoriales en el norte de África. Gracias a esta acción, puso un brillante colofón a sus veinticinco años de reinado, en 1935. Pocos meses después, el 20 de enero de 1936, Jorge V falleció en el palacio de Sandringham.

Ramón Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario