10 junio 2022

Carlos II, rey de Escocia de 1649 a 1685 y de Inglaterra e Irlanda desde 1660 a 1685

 


CASA DE ESTUARDO

Nacimiento: El 29 de mayo de 1630 en el palacio de St. James (Londres)

Fallecimiento: El 6 de febrero de 1685 en el palacio de Whitehall (Londres)

Padres: Carlos I de Inglaterra y su esposa Enriqueta María de Francia.

Reinado: Desde el 29 de mayo de 1660 al 6 de febrero de 1685.

 



Fue el segundo hijo de Carlos I de Inglaterra, nacido en Londres el 29 de mayo de 1630. Tuvo el título de príncipe de Gales nada más nacer, ya que el primogénito había muerto antes de que él naciera. Fue un niño de naturaleza débil y enfermiza, en parte motivado por haber tenido que vivir, en su adolescencia todo el proceso de la encarcelación y ajusticiamiento de su padre. La ejecución de su padre, junto a la derrota sufrida por las tropas reales, hizo que fuese coronado en un rápido proceso muy rápido que tuvo lugar en Scone el año 1651. En un principio fue reconocido como rey en Irlanda, Escocia y algunas ciudades de Inglaterra.

Cuando se dirigía hacia el sur, para lograr la lealtad del resto de ciudades inglesas, fue interceptado por Cromwell, que le derrotó en Worcester, poniendo, después, precio a la real cabeza; con lo que Carlos, no tuvo más remedio que exiliarse durante los ocho años siguientes. A la muerte de Cromwell, el pueblo inglés clamaba por la vuelta del rey. La restauración fue obra del general Monck, que declarado a su favor, consiguió que Carlos fuera proclamado rey el año 1660 en Westminster, en medio del regocijo popular.

Carlos dio comienzo a su reinado en medio de venganzas, ordenó duros castigos contra los regicidas de su padre, hizo exhumar el cadáver de Cromwell para ser ahorcado, confiscó los bienes de la República, además de relevar de sus cargos a todos los republicanos; esto unido a la sustanciosa pensión conseguida de la asamblea, dieron al rey un poder casi absoluto. Nombró primer ministro a Clarendon, que estuvo junto a él durante el destierro, intentando mantener algo del resplandor que había tenido su padre; aunque sólo en un punto se negó a ceder a las pretensiones reales: el establecimiento de la tolerancia religiosa para el catolicismo. Hubo un complot papista que acabó con la vida de numerosos ingleses, aunque no hubo más víctimas gracias a que el rey, pudo comprender a tiempo, lo arraigado que estaba el protestantismo entre sus súbditos. Las necesidades financieras provocadas por sus continuos despilfarros le obligaron a vender la ciudad y el puerto de Dunkerque a Luis XIV de Francia y a declarar la guerra a los Países Bajos, con la oposición de su pueblo y de su Parlamento. Guerra que finalizó con la derrota naval de Chatham y la vergonzosa paz de Breda en 1667.

En un intento de restaurar la perdida fe popular en su figura, pactó una triple alianza con Suecia, los Países Bajos y Francia, declarando, nuevamente, la guerra a los Estados Generales. En 1672 publicó un edicto referido a la libertad de conciencia; disolviendo, en 1679, el Parlamento que había durado dieciocho años. La nueva Cámara de los Comunes votó la famosa ley del Habeas Corpus y, además, decidió despojar a su hermano de sus derechos a la corona. Las luchas entre los whigs y los torys, en las que los primeros pretendían elevar al trono a un hijo natural de Carlos, se recrudecieron.

No tuvo ningún hijo legítimo con su esposa Catalina de Portugal, aunque si, numerosos ilegítimos. Murió, el 6 de febrero de 1685, de un ataque de apoplejía y, a pesar de todo, fue un hombre de carácter amable, aficionado a las artes.

Ramón Martín

Encontrareis el resto de reyes de Inglaterra en el siguiente ENLACE y sus correspondientes reinas en este otro ENLACE.


No hay comentarios:

Publicar un comentario