10 febrero 2021

Franz Liszt

 


Nacido en Raiding (Austria) el 22 de octubre de 1811. Fue el único hijo de Adam Liszt y María Ana Liszt. Su padre era un capataz agrícola, que tenía conocimientos de música, por lo que, enseñó a su hijo los principios del piano. Al cumplir Franz los nueve años, hizo su primera presentación en Oedenburg, causando una gran impresión en la nobleza húngara, que pronto se dispuso a ayudarle económicamente para que pudiera continuar sus estudios. Se traslada a Viena, para estudiar piano con Czerny y armónica con Salieri y Randhartinger. Después se trasladó a Paris para seguir sus estudios, dando algunos conciertos en Europa occidental e Inglaterra. En 1827, tras morir su padre y ante la necesidad de mantener a su familia, decidió dedicarse a la enseñanza, sin abandonar su carrera concertista, por lo que pronto mejoró su situación económica.

De nuevo viajó a París, donde conoció a CHOPIN, Weber, Paganini, Berlioz, Victor Hugo, Lamartine y George Sand, y donde comenzó una relación con la condesa D'Agoult, que era una mujer casada, varios años mayor que él, que escribía con el seudónimo de Daniel Satern. De esta unión nacieron cuatro hijos.



Continuó dando conciertos en las más importantes ciudades, por lo que ganó bastante dinero. Lo que le permitió ayudar a músicos jóvenes con talento; aportó dinero para que se pudiera finalizar en Bonn el monumento a BEETHOVEN, ya que se habían suspendido las obras por dificultades económicas. En 1849 fue nombrado director de la ópera en la corte en Weimar, desde donde dio a conocer las obras de muchos de sus contemporáneos. En esta ciudad escribió la mayor parte de sus composiciones, alentado y ayudado por la princesa Karoline Sayn-Wittgenstein, al tiempo que se convertía en el pianista más famoso del mundo. En 1861 se trasladó a Roma, allí impartió clases de piano y empezó a componer música sacra. En 1865 fue nombrado director de la Academia de Música de Budapest. Murió el 31 de julio de 1886, en Bayreuth, donde se había trasladado para visitar a su hija Cósima y tomar parte en un festival.

Dividiremos su producción musical, en tres grupos: piano, orquesta y música sacra. Liszt fue sobre todo un gran pianista, y a partir de 1834, confió al piano la evocación de cuadros y paisajes, el comentario de textos literarios y la animación de símbolos. Las composiciones para orquesta se componen de: doce poemas sinfónicos, Preludios, sinfonías con coros, y un último grupo, en el que se incluyen las obras que exigen un mayor virtuosismo orquestal. A partir de 1855, la música religiosa domina su actividad de compositor, con misas y oratorios.

Como pianista figura entre los más grandes del mundo. CHOPIN, su contemporáneo y amigo, reconoció que no podía competir con él, por no tener la necesaria fuerza física para alcanzar los briosos momentos culminantes de las interpretaciones de su colega. Contribuyó poderosamente al movimiento romántico del siglo XIX.

No hay comentarios:

Publicar un comentario