10 febrero 2021

Fréderic François Chopin

 


Nació el 1 de marzo de 1810, en la población polaca de Zelazowa Wola, a sesenta kilómetros de Varsovia. Era hijo de Nicolás Chopin, un profesor francés que había emigrado a Polonia en 1787, y que daba clases de literatura francesa y francés a los hijos de la aristocracia polaca. Su madre era Tekia Justyna Krzyzanowska, perteneciente a una familia noble polaca venida a menos. A los seis meses del nacimiento de Fréderic, la familia se trasladó a Varsovia, donde su padre había obtenido la plaza de profesor de francés en el Liceo de Varsovia.

Chopin aprendió piano con su madre, y pronto fue considerado un niño prodigio de la música. A los 5 años debutó, dando conciertos benéficos y participando en diversas interpretaciones en salones de la aristocracia. En 1826 inicia sus estudios de música con Jozef Elsner. Pronto trabó amistad con literatos del romanticismo polaco, entre ellos Mochnaki, Zaleski o Witwicki y fue conociendo la música popular polaca, a la par que se relacionaba con la música francesa e italiana de la época. En 1828 comienza a hacer giras de conciertos por Alemania y Austria, donde es acogido con entusiasmo.

En 1831 se estableció definitivamente en París, donde comenzó una intensa y exitosa carrera como pianista, dando a conocer sus propias obras. Es entonces cuando se dedica, fundamentalmente, a componer y a dar clases de piano, gracias a las cuales se fue relacionando, entre otros, con Liszt, Rossini, MENDELSSOHN, Heine, Balzac. Entre 1834 a 1836 viaja de nuevo por Centroeuropa, y allí conoce a la escritora George Sand; amistad que marcaría profundamente su vida, residiendo con ella de 1838 a 1839 en Mallorca y Génova, aunque en 1847 se separaron. Esta separación afectó a su salud, ya bastante delicada por la tuberculosis y la creciente nostalgia de su tierra polaca, algo de lo que no logró reponerse del todo. En 1848, tras una gira de conciertos por el Reino Unido, falleció en París, el 17 de octubre de 1849, siendo enterrado en el Pére-Lachaise de esta ciudad, mientras que su corazón fue trasladado a la iglesia de la Santa Cruz de Varsovia.

 


El estilo de Chopin está fuertemente influenciado por los pianistas prerrománticos, pero también por clásicos como MOZART y BEETHOVEN, y de la ópera italiana, aunque siempre concedió un papel importante al folklore polaco. Pronto su estilo se fue definiendo, cultivando en su primera etapa, hasta 1830, las formas clásicas, rondós, variaciones, sonatas, conciertos y tríos, siempre interpretados al piano. De 1830 a 1839, es una etapa que podemos considerar, su segundo periodo, donde alcanzan su auge, el elemento nacional polaco y el romántico. Es entonces cuando Chopin, desarrolla la balada y el "scherzo", dándoles un aire dramático y muy expresivo. Las Mazurcas de esta época, se declaran a favor de las formas simples y libres, en un sólo movimiento. En su último periodo creativo vuelve a las Sonatas, evolucionando hacia las formas románticas.

No se puede separar su estilo de su forma de ejecutar. Su música está caracterizada por la expresividad y el predominio del “cantábile" y una dinámica matizada que concede a la interpretación aires de improvisación. Su obra está muy influida por el sentimiento nacional polaco, sin olvidar la ideología de la libertad propia de Francia y la profundidad de la música alemana de BACH y BEETHOVEN.

Chopin, influyó con su obra en la música de los siglos XIX y XX, preparó la formación de las escuelas nacionales, ejerciendo una gran influencia en la mayoría de los compositores posteriores. En cuanto a su técnica pianística, es necesario resaltar su influencia decisiva en toda la posterior. De hecho, casi toda su producción musical está escrita para piano: mazurcas, preludios, valses, sonatas, estudios nocturnos, baladas, polonesas, etc.

 

Uno de las más afamados trabajos del maestro Chopin, es sin duda el PRELUDIO DE LA GOTA DE AGUA, os recomiendo pinchar en ese enlace para conocerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario