08 febrero 2021

Johann Sebastian Bach

 


Nacido el 21 de marzo de 1685 en Eisenach (Alemania) es, sin duda, el principal representante del barroco tardío. Fue el octavo hijo de Johann Ambrosius Bach, también músico que enseñó al joven Johann a tocar el violín y algo de teoría de la música. Bajo la dirección de su hermano Johann Christoph, organista en la Michaeliskirche de Ohrdruf, aprendió los fundamentos de los instrumentos de teclado. En 1695, Johann Sebastian se fue a vivir junto a su hermano para, estudiar latín y cantar en el coro de su escuela. En 1700 se trasladó a Lüneburg, continuando sus estudios en la Escuela con una beca. En esa época entró en contacto con los organistas Georg Böhm y J.A. Reincken, quienes influyeron en su posterior carrera como intérprete.

En 1702 abandonó la Escuela Latina, su dominio instrumental le permitía seguir progresando sin necesidad de maestros. En 1703 obtiene una plaza de violinista de la corte de Weimar al servicio del Duque Johann Ernst de Sajonia-Weimar, consiguiendo, ese mismo año, un puesto de organista en la Neue Kirche (Iglesia Nueva) de Armstadt. En 1705 viaja a Lübeck donde conoce la música vocal y organística del compositor alemán Dietrich Buxtehude. Dos años más tarde se traslada a Mülhausen como organista de la Blasiuskirche. En 1707, se casó en la iglesia de Dornheim, con María Bárbara Bach, que era su prima segunda. En Mülhausen compuso sus primeras obras para órgano: Toccata y fuga en Re menor BWV 565Preludio y fuga en Re mayor BWV 532, así como algunas cantatas para iglesia. Bach tenía la esperanza de interpretar obras de formación compleja, ya que había formado una capilla musical para hacerlo; pero por problemas económicos, no pudo realizarlos. En 1708 aceptó el puesto de organista y músico de cámara en la Capilla de Weimar, donde permaneció hasta 1717. En Weimar, en una corte culta y de espíritu abierto, duplicó su salario y pudo estudiar composición, así como las obras de autores como Vivaldi, cuyos conciertos fueron de gran influencia en su estilo posterior. Durante su estancia en Weimar tuvo a sus tres primeros hijos.




En Weimar, Bach, comenzó a escribir los preludios y fugas de El clave bien temperado, así como composiciones para órgano, pues era muy grande, su fama como organista. Tuvo discípulos de talento, como Johann Tobías Krebs y Johann Martin Schubart. Con el puesto de Konzertmeister, el año 1714, asumió el encargo de hacer interpretar cada mes una nueva cantata en la iglesia, con textos de Salomon Franck o Erdmann Neumeister y compuso alrededor de treinta y cinco. Sin embargo, a causa de disputas entre los dos corregentes de Weimar los duques Ernst August y Wilhelm Ernst Bach fue destituido en 1717. Por lo que, en diciembre de ese mismo año comenzó a ejercer el puesto de Maestro de Capilla en Köthen, cargo ofrecido por el príncipe Leopoldo de Anhalt-Köthen. Es aquí donde se centró en la composición de obras de cámara, dejando de lado la música religiosa, al no exigirse, en la corte, este tipo de obras. En las partituras escritas en esta época, llevó a su apogeo la música instrumental barroca. Obras tan celebres como los conciertos para violín, BWV 1041 en La menor, BWV 1042 en Mi mayor; las Sonatas y Partitas para violín; las Seis Suites para Violonchelo; las Invenciones a dos voces y las Suites Francesas para clave y otras páginas, cuya culminación es la obra ofrecida al margrave Christian Ludwig de Brandeburgo: los Seis conciertos de Brandeburgo BWV 1046-1051. Después se dedicó, sobre todo, a la composición de obras para teclado y, antes de abandonar la corte de Anhalt-Köhten, finalizó el primer volumen de El clave bien temperado.

En 1720 murió su esposa cuando Bach se encontraba en el balneario de Karlsbad junto al príncipe Leopold. Quedaba viudo y con cuatro hijos. En diciembre del año siguiente el músico contrajo matrimonio con la cantante Anna Magdalena Wilken, hija de un trompetista de la corte de Weissenfels. En 1722 el príncipe comenzó a descuidar sus intereses musicales, de manera que Bach decidió postular para el puesto de director de música y cantor de la Thomasschule de Leipzig, que quedaba vacante al morir Johann Kuhnau. Asumió el cargo en 1723, cuya aceptación le convertía en el supervisor de todas las actividades musicales de la ciudad, si bien mantuvo el puesto de Maestro de capilla honorífico de la corte de Leopold von Anhalt-Köthen hasta la muerte de éste en 1728. Durante su etapa en Leipzig, trabajó en un repertorio de cantatas para iglesia, llegando a escribir una por semana. A partir de 1726 comienzan a ser publicadas sus obras para teclado. De este período son: el Magnificat, y las notables Pasión según San Juan de  1724, Pasión según San Mateo de 1729) y Pasión según San Marcos de 1731, auténticas obras capitales de Bach. Hacia 1735 tuvo fricciones con las autoridades de la ciudad, que no estaban dispuestas a proveerle de medios para sus proyectos musicales, por lo cual, el compositor comenzó a trabajar con la corte de Dresde, solicitando el puesto de maestro de capilla de la Corte de Polonia, que obtuvo en 1736. A partir de este momento, con sesenta años, pasó a perfeccionar su obra existente, al tiempo que seguía publicando nuevos trabajos, todos ellos dentro del barroco. La Ofrenda musical fue escrita para el Rey Federico II el Grande, tras una visita a la corte de Prusia, donde era clavecinista su hijo Carl Philipp Emanuel Bach. Poco después de visitar Prusia, Bach enfermó de cataratas, perdiendo la vista en 1749, viéndose obligado a retirarse y falleciendo el 28 de julio de 1750.



Bach fue prácticamente autodidacta, independientemente de las lecciones recibidas como instrumentista, su formación compositiva la adquirió por sí mismo a base del estudio y transcripción de partituras de compositores célebres como Vivaldi o Buxtehude. En las obras de su primera etapa, intentó adaptar las formas musicales a los instrumentistas alemanes de su época. A partir de las composiciones para órgano de la época de Weimar, comenzó un estilo propio aplicando su talento para las combinaciones temáticas. Bach logró fusionar los tres principales estilos de la música barroca europea: el italiano, el francés y el alemán.

Un rasgo característico de su música es su arte para elaborar formas conservando un único principio, esto es una constante en sus obras de cualquier período. Esta técnica permite desarrollar un movimiento bastante largo únicamente a partir de las voces de un núcleo escrito en contrapunto múltiple. Siempre consideró la obra musical como un acto en evolución, pudiéndose aportar transformaciones o mejoras, con la adición de otros textos o mediante el empleo de composiciones creadas anteriormente con otro fin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario