miércoles, 26 de julio de 2017

Las tres carabelas de Colón

LA SANTAMARIA

La Santa María era una carraca de tres palos con velas cuadradas,  construida en Santander y propiedad de Juan de la Cosa, junto al cual, Colón la fletó para su primer viaje. Tenia capacidad para 105,9 toneladas, equivalentes a 51,3 de las de hoy.
Esta robusta nao, había sido construida "a ojo" por hábiles maestros carpinteros. Tenia cinco velas de algodón: la vela mayor con la cruz roja de Castilla,  en el palo mayor de 26,60 metros de altura, y en la parte superior del mismo, otra más pequeña,  la gavia. En el trinquete, el palo más próximo a proa, la vela del mismo nombre. En el de mesana, la vela latina, triangular. El bauprés,  el palo horizontal en el extremo de la proa, sostenía la cebadera, pequeña vela cuadrada. Se podían añadir al palo mayor, dos pequeñas velas cuadradas suplementarias a los lados, llamadas "alas".
En el alcázar, que sobresalía por el puente de popa, estaba el camarote del almirante Colón,  amueblado con gran simplicidad, los demás tripulantes,  dormían bajo el puente de cubierta, junto a una rudimentaria cocina.
La Santa María estaba armada con bombardas y culebrinas,  además de algunas espingardas portátiles.
En los palos estaba izado el estandarte de Castilla y León,  blanco y rojo, con los castillos y los leones. En el de mesana estaba la enseña de la flota, blanca con una cruz verde encuadrada por una F y una Y, iniciales de Fernando e Isabel. El estandarte real, de damasco rojo, con las imágenes de Cristo en la cruz y de la Virgen Maria,  se colocaba en el costado de babor,  en las grandes ocasiones.  Por último,  la enseña personal de Colón era azul con cinco anclas en oro.
Tipo: Carraca de tres palos, proyecto español
Botadura: Hacia 1480
Eslora: 23,60 m.
Manga: 7,92m.
Calado: 2,10 m.
Arqueo: 51,3 ton.
Armamento: 4 bombardas de 90 mm., un cierto número de culebrinas de 50 mm, y ballestas y espingardas portátiles.
Tripulación: 39 hombres

LA NIÑA

La Niña tenía un velamen a la latina puro, con el centro velico bastante exacto, con sus tres velas en el punto medio de las "entenas". Las velas no tienen rizos por lo que carecen del sistema de cabos que permitía reducir la superficie velica en caso de fuerte viento, y las jarcias que sostienen los palos, enganchadas en los costados del barco, por lo que sobresalen.
La Niña carece de castillo de proa, por lo que las maniobras con el cabrestante del ancla se efectuaban al aire libre. Por otra parte el pequeño alcázar de popa no tiene la altura suficiente para cobijar a un hombre, es probable que el timonel estuviera en una especie de pozo, situado debajo del alcázar,  desde el cual asomaba sobre el tronco, sin posibilidad de observar los movimientos y la dirección del barco.
Contaba con tres anclas, según el diario de Colón, después de haber perdido dos junto a las Azores, el barco todavía era capaz de anclar.
Tras perder la Santa Maria,  Colón tuvo que embarcarse en la Niña, para hacer el viaje de regreso, y durante una expedición cerca de las Azores, el 14 de febrero de 1493, se vio obligado a maniobrar la nave con las velas de capa, es decir, aquellas que se izan para resistir el viento demasiado fuerte, evitando así que las olas inunden el barco. Por esto supondremos que la Niña, tenía puente.
Durante su escala en las Canarias, se modificó la Niña pasando de "carabela latina" a "carabela redonda", sustituyéndole sus velas latinas, por velas cuadradas.
Colón realizó con la Niña el segundo viaje, regresando en 1496. Mas tarde fue capturada por los piratas berberiscos, siendo reconquistada por su tripulación,  y regresando a Cádiz,  de donde volvió a zarpar en 1498 en el tercer viaje del Almirante, bajo su mando, la robusta carabela, recorrió no menos de 25.000 millas marinas.
Esta carabela pertenecía a los hermanos Pinzón.
Tipo: Carabela de velas latinas
Botadura: Sin fechar
Eslora: 21,44 m.
Manga: 6,44 m.
Calado: 1,78 m.
Desplazamiento: 52,72 ton.
Tripulación: 20 hombres.

LA PINTA

Era una carabela de velas cuadradas, una grande en el trinquete y otra en el mayor, mientras en el de mesana sostenía la larga verga de la vela triangular latina, el nombre de esta vela debe su denominación a una distorsión de la expresión "a la trina", es decir de forma triangular.
La Pinta fue alquilada a Colón,  por Gómez Rascón y Cristóbal Quintero, los cuales la capitanearon también,  junto con Martín Alonso Pinzón,  siendo el piloto Martín Pinzón,  hermano del capitán.
Tenia un castillo de proa, un alcázar de popa un segundo puente sobre el gran puente de popa. Se deduce que el puente del alcázar se encontraba por encima de la barra del timón, con unos 1,20 metros de altura. El castillo de proa, tenía una altura de 1,40 metros, para permitir las maniobras del cabrestante del ancla.
Según el diario de Colón,  el 8 de octubre de 1492, la Pinta navegó a 15 millas por hora, equivalentes a 12 millas actuales; mientras que el 6 de febrero de 1493, en el viaje de regreso, alcanzó las 11,2 millas por hora. Por esto podemos decir que, la Pinta navegaba muy bien.
Tipo: Carabela de velas cuadradas
Botadura: Sin fechar
Eslora: De 18,25 a 23,60 m.
Manga: De 5,80 a 6,30 m.
Calado: De 1,60 a 1,85 m.
Desplazamiento: 50 ton. aprox.
Tripulación: 25 hombres


No hay comentarios:

Publicar un comentario