17 abr 2021

Fusil Máuser Mod. 1893


 

En los finales del siglo XIX, la mayor parte del Ejército Español utilizaba el Fusil Remington 71/89 de 11 mm, que estaba ya obsoleto en comparación con otras armas, ya que había servido en la Tercera Guerra Carlista. Por lo que, el año 1888 se crea una comisión, con el objetivo de encontrar un fusil repetidor que tuviera menor calibre. Una de las más prestigiosas fabricas del momento era Máuser, y allí se seleccionó el que conocemos como Fusil Máuser Español modelo 1893, que fue el primer fusil de cerrojo del Ejército Español, decidiendo hacerlo reglamentario, para ello encargó su fabricación a la fábrica Loewe de Berlín y a la Máuser de Obendorf, mientras se prepara la fábrica de Oviedo para la producción en España.



El primer que nos suministraron las fábricas alemanas, fue el modelo 1892, que tras sufrir diversas modificaciones, como la colocación de los cartuchos al tresbolillo, se declaró reglamentario por Real Orden de 7 de diciembre de 1893, denominándose a partir de entonces Fusil Máuser Español, modelo 1893. La fábrica de armas de Oviedo sufre un importante auge, debido a la creciente demanda industrial. Asociada a la fábrica se creó la Escuela de Aprendices, con el objetivo de formar obreros cualificados. En 1896 saldrá el primer Máuser español, que demostrará su eficacia en la Guerra de Cuba, donde los españoles, causaron tantas bajas al ejército americano que al finalizar esta guerra, decidieron cambiar el diseño de sus armas largas, por un sistema parecido al de Máuser. En las Lomas de San Juan, 700 españoles se enfrentan a 15.000 norteamericanos. Al replegarse los españoles, dejan tras ellos a más de 1.400 bajas de la infantería de los EE. UU. La precisión de los fusiles Máuser modelo 1893 ha causado estragos. Acabada la contienda en Cuba, esta arma probó su eficacia en Filipinas, en el Norte de África y por supuesto también en la Guerra Civil, dejando de ser reglamentario durante los años cincuenta.

Este fusil, estaba diseñado para durar 25 años y su cañón podía disparar, conservando una precisión aceptable hasta 10.000 cartuchos. Era capaz de soportar un fuego continuo sin ver afectada su precisión, aún en las peores condiciones climatológicas. Su mantenimiento era sencillo y podía pasarse largos periodos de tiempo sin limpiar ni engrasar. Tan resistente era ideal para la infantería.



El Máuser modelo 1893, tenía una longitud de 1235 mm, siendo su cañón de 738 mm, con 7 estrías; su peso era de 4 kg y tenía una capacidad de 5 cartuchos de 7X57, hasta que en 1943 se sustituyó por el 7,92X57. El cartucho original de 7X57, creado como el fusil por Paul Máuser, para dotar el diseño del modelo español, será conocido mundialmente como 7 mm Spanish. Era un cartucho de gran precisión, que originaba un culatazo moderado, lo cual permitía realizar muchos disparos sin que el hombro del tirador se resintiera. España se decantó por este cartucho, aunque en un principio se pensó en reducir el calibre a 6,5 mm, que era el utilizado por Italia, Portugal y otros paises, aunque la idea no cuajó, y sería utilizado el original por varios paises. Aunque ha dejado de tener utilidad como cartucho militar, se sigue utilizando como cartucho de caza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario