martes, 20 de febrero de 2018

DESASTRES NAVALES: RMS Tayleur


La RMS Tayleur fue una fragata con casco de hierro de la compañía marítima White Star Line. Encalló hundiéndose en su viaje inaugural, las causas se achacan tanto a una tripulación inexperta como a un equipamiento defectuoso. De 650 personas que iban a bordo, tan solo sobrevivieron 290. Fue diseñada por William Rennie de Liverpool y construido para los propietarios de Charles Moore & Company. Fue botada en Warrington el 4 de octubre de 1853, tras solo seis meses de construcción. Tenía 230 pies de largo, con una manga de 40 pies y desplazaba 1.750 toneladas, y una capacidad de carga de 4.000 toneladas en sus tres cubiertas. Llevaba el nombre de Charles Tayleur, fundador de la Vulcan Engineering Works, Bank Quay, Warrington. Fue fletada por la White Star para cubrir las rutas comerciales de Australia, ahora en auge, tras el descubrimiento de oro.

Zarpó de Liverpool el 19 de enero de 1854, hacia Melbourne, con una dotación de 652 entre pasajeros y 71 miembros de la tripulación, de los que tan solo 37 marineros tenían formación. La capitaneaba el capitán John Noble de 29 años. Desde un principio, la tripulación, detectó un problema: el compás no funcionaba correctamente debido a su casco de acero. Así pensaban que navegaban hacia el Sur por el mar de Irlanda, pero en realidad iban hacia el Oeste, hacia Irlanda.
El 21 de enero de 1854, a las 48 horas de navegación, encontraron un banco de niebla y una tormenta, dirigiéndose directamente a la isla de Lambay. Al intentar virar, se encontraron con un nuevo problema: el timón era demasiado pequeño, por lo que no pudieron rodear la isla. El aparejo también era defectuoso; las cuerdas no habían sido adecuadamente estiradas, por lo que tomaron holgura, haciendo casi imposible el control de las velas. Lanzaron las dos anclas, tan pronto como se avistaron las rocas, pero no pudieron evitar encallar en la costa Este de la isla de Lambay, a unos cinco kilómetros de la bahía de Dublín.
El número de perdidas varían, al igual que los datos en cuanto a las personas que estaban a bordo. Estos últimos son entre 528 y 680, mientras que los muertos se supone que son por lo menos 297, y hasta 380, dependiendo de la fuente. De las más de 100 mujeres a bordo, solo tres sobrevivieron, posiblemente debido a la dificultad de nadar con la vestimenta de la época. Cuando la noticia del desastre llegó a Irlanda, la compañía Paquebotes de Vapor Ciudad de Dublín, envió el vapor Príncipe en busca de sobrevivientes.
El pecio se encuentra en una sola pieza, a 30 m de la esquina sureste de la isla de Lambay en una pequeña hendidura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario