05 noviembre 2021

María Dolores Regordosa i Jover


 

    Nacida en 1888, era la única hija de una potentada familia dedicada al textil. Su carácter inquieto la condujo, desde joven, a coleccionar obras de arte reuniendo, en poco tiempo obras de gran calidad y valor. Fue una mujer emprendedora, de espíritu libre, culta, refinada y aventurera, que no dudaba en recorrer España en busca de objetos preciados. Por personas que la conocieron sabemos que poseía una belleza comparable a su temperamento.

    Se casó con el célebre torero Ricardo Torres Reina, Bombita, en una ceremonia celebrada el 14 de julio de 1919 en la capilla de la Torre Na Joana, que era propiedad de la familia de Maria, ubicada en Moncada i Reixac. La pareja se había conocido años antes en una corrida de toros en Sevilla. A partir entonces empezaron una relación que, no gustaba a la familia de María. Tras el enlace, fijaron su residencia entre Barcelona y la finca de Moncada i Reixac. El 11 de junio de 1920 nació su hijo Román. Pero lamentablemente, dos días después, moría Maria Regordosa, a consecuencia de complicaciones derivadas del parto. Fue enterrada en el panteón familiar, sito en cementerio de Santa Coloma de Cervelló.

    La colección de Maria Regordosa estaba, mayormente compuesta, por joyas, abanicos, tapices, vestidos regionales, peines y puntas, aunque también contaba con mobiliario e instrumentos musicales. Constituyendo esta colección una de las más ricas e importantes de España. La colección de joyas sorprende por su abundancia, variedad y exquisitez. Está compuesta por unas doscientas piezas, incluyendo ejemplares egeos y fenicios, sin olvidar una amplia muestra de los siglos XVII y XVIII. La colección de abanicos es, junto a la de joyas, la más numerosa, con un centenar de ejemplares, principalmente franceses e italianos. En cuanto a la indumentaria regional, poseía trece trajes femeninos, diez de mujer adulta y los otros tres infantiles.

    Maria poseía también diez tapices flamencos de la primera mitad del siglo XVII que representaban pasajes de la vida de un militar romano, basados ​​en unos cartones de Rubens, algunos se conservan en el Museo Liechtenstein de Viena. Atesoraba, además, un conjunto de veinte peines y diademas de los siglos XVIII y XIX de marfil, plata, carey, camafeos, oro, esmaltes, etc.; varios muebles habituales en las casas acomodadas de la época, preferentemente policromados de la época del Renacimiento y del Barroco español; algunos instrumentos musicales, así como objetos de vidrio, pinturas y esculturas.

    Durante la Guerra Civil, la colección fue trasladada a Olot y tras el fin del conflicto, fue devuelta a Román Torres. En la actualidad, la colección se encuentra dispersa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario