jueves, 28 de junio de 2018

Leyendas Medievales: El jinete maldito


En el más alto acantilado de la costa cántabra, cerca de Santoña, hay un castillo en ruinas. Cuenta la leyenda que habitaba ese castillo, en tiempos remotos, don Rodrigo de los Vélez, esforzado campeón de la Santa Cruz, cuyas mesnadas habían conquistado algunas plazas menores, y combatido y vencido en diversas ocasiones a los más bravos emires. 

Este caballero casó en segundas nupcias con una joven bella dama, llamada doña Dulce de Saldaña, y en su castillo tenía a un prohijado suyo, don Íñigo Fernán Núñez, hijo de un lejano deudo del caballero. Los parientes, deudos y amigos de don Rodrigo, habían advertido varias veces al caballero que, no era cristiano ni prudente, cobijar bajo el mismo techo a dos personas de distinto sexo y de la misma edad; pero el confiaba en que la gratitud de Íñigo sería la salvaguardia de su propio honor. 

Un día, el rey de Castilla envió un propio en busca de don Rodrigo de los Vélez, ordenándole que reuniera de nuevo su mesnada y fuese a combatir a los moros. Cumplió el caballero esta orden dejando a su esposa doña Dulce y a su prohijado don Íñigo en el castillo de Santoña. 

Un año después, llegó al castillo la noticia de que la mesnada de don Rodrigo, había sido vencida por los sarracenos, y el caballero hecho prisionero. 

Doña Dulce al recibir estas tristes nuevas, cayó en un estado de inconsciencia que le dejó indefensa contra la maldad y el egoísmo de don Íñigo, que se apoderó del castillo, arrogándose el señorío de la fortaleza y sus tierras. 


No contento con haber despojado a su dueña y señora de todas sus riquezas, se enamoró de ella y pretendió hacerla suya. Una noche penetró en su camarín y la encontró rezando ante la imagen de San Rafael. Por una extraña coincidencia, doña Dulce se encontraba en uno de sus pocos momentos de lucidez. 

Al comprender lo que don Íñigo esperaba de ella, la dama huyó del camerín y subió a lo alto de la torre del homenaje. Hasta allí la siguió Fernán Núñez que, forcejeando, quiso llevarla al interior del castillo. La dama, prefiriendo la muerte al deshonor, desenvainó la daga que prendía del cinto de Íñigo y la hundió en su propio pecho. Éste, despavorido, quiso huir del terrible espectáculo dando unos pasos atrás. El huracán silbó entonces con más fuerza y el traidor se precipitó al abismo, sumergiéndose en lo profundo del mar. En el momento de caer se escuchó la voz de la moribunda que le maldecía y le condenaba a “existencia eterna”. 

Desde entonces, y en las noches en que el huracán silba a través del acantilado, y en medio de las ruinas del castillo, se ve a don Íñigo que, montado en un gigantesco delfín, surca el mar embravecido en una carrera desenfrenada.


1 comentario:

  1. Una historia muy romántica y fantasmal que desconocía. Gracias por subirla.

    ResponderEliminar