martes, 26 de junio de 2018

El Greco: Una fábula


Realizado hacia 1580, es un óleo sobre lienzo, de 50,5 X 63,6 cm. 

En torno a un tizón encendido se agrupan tres figuras: el muchacho que sujeta y sopla la llama, un hombre de sonrisa bobalicona y un mono encadenado que sopla también con expresión concentrada. El Greco pintó en su etapa italiana Un soplón (Museo de Capodimonte, Nápoles), con el muchacho como única figura. La inclusión del mono y el hombre complica el significado de la obra, sin que exista unanimidad para explicarla. Es difícil asegurar si estamos ante una escena de género, una historia moralizante, un ejercicio de creación artística donde la luz es elemento esencial o una elaborada mezcla de estos elementos. Es probable que la representación tenga que ver con fábulas populares, pero también puede ser una emulación pictórica de un artista de la Antigüedad, Antifilo, citado por Plinio el Viejo en su Historia Natural, y del que se alaba la pintura de un muchacho que sopla a un fuego y por el reflejo que el fuego arroja sobre el aposento, que en sí es hermoso, y sobre el rostro del muchacho. 





Fuente: Museo de El Prado

No hay comentarios:

Publicar un comentario