jueves, 15 de febrero de 2018

Tek-Sing, Desastres Navales

El Tek Sing era un navío chino de tres mástiles que se hundió el 6 de febrero de 1822 en el Mar del Sur de la China, en una zona conocida como Belvidere Shoals. Tenía 50 metros de largo, 10 metros de ancho y pesaba alrededor de mil toneladas. Su mástil más alto medía 90 pies de altura. Estaba tripulado por 200 hombres y llevaba unos 1600 pasajeros. 


Navegando desde Amoy (ahora Xiamen en Fujian, República Popular China, el Tek Sing se dirigía a Batavia, en la Indias Orientales Holandesas (ahora Yakarta). Iba cargado con productos de porcelana, además de los 1.600 inmigrantes chinos. Tras un mes de navegación, el capitán, Io Tauko, decidió coger un atajo a través del estrecho de Gaspar entre las islas Bangka-Belitung, y encalló en un arrecife. Se hundió en unos 30 metros (100 pies) de agua.

A la mañana siguiente, 7 de febrero, un barco inglés de la India capitaneado por James Pearl que navegaba de Indonesia a Borneo, atravesó el estrecho de Gaspar. Encontrando los restos del barco chino hundido y una enorme cantidad de sobrevivientes. El barco inglés logró rescatar a unos 190. Otras 18 personas fueron salvadas por un wangkang, un pequeño junco chino capitaneado por Jalang Lima. Este barco chino pudo haber estado navegando en tándem con Tek Sing, pero había evitado los arrecifes.

El 12 de mayo de 1999, el británico Michael Hatcher descubrió el pecio del Tek Sing en un área del Mar del Sur de China al norte de Java, al este de Sumatra y al sur de Singapur. Su tripulación recogió alrededor de 350,000 piezas de la carga del barco en lo que se describe como la mayor cantidad de porcelana china jamás recuperado. También se encontraron restos humanos, pero no fueron recogidos, ya que la mayoría de la tripulación de Hatcher, que era indonesia y china, creía que la mala suerte recaería sobre cualquiera que molestara a los muertos.

La carga recuperada de Tek Sing se subastó en Stuttgart en noviembre de 2000.



No hay comentarios:

Publicar un comentario