martes, 28 de noviembre de 2017

Cuevas de Higares u Olihuelas, Túneles de Toledo



Situada a pocos kilómetros de Toledo, en el término municipal de Mocejón, y dentro de una finca privada. Es posible que sirviera para extraer piedra para algunos monumentos toledanos. Según algunas leyendas, estas cuevas se comunicaban directamente con la ciudad. Muchos hemos oído hablar de la leyenda por excelencia de la ciudad de Toledo, esa que nos habla de la Cueva de Hércules y del palacio encantado de Toledo. Es una leyenda misteriosa, que pone fin al reino visigodo del rey Rodrigo con la entrada de los árabes a la península. Tomando como protagonistas a una cueva, un cofre y un pergamino que profetiza el inminente final. 

La conexión de esa leyenda con esta cueva es un misterio, en primer lugar por su distancia y en segundo por su origen. Hay quienes la vinculan con la leyenda, aunque estando dentro no extraña que se fraguaran estas historias ya que el lugar emana una magia y un halo de misterio muy difícil de explicar.










Las cuevas se encuentran, como hemos dicho anteriormente, en una finca cercana a Mocejón a pocos kilómetros de Toledo. Parece ser que este lugar fue una antiquísima cantera, de la que ya se extraía piedra en épocas muy remotas, es muy posible que el Hospital de Santa Cruz y parte de la fachada de la catedral, fuesen construidos con el material extraído de esta cueva. El entorno esta coronado por pequeños cerros de baja altura, algunos de ellos huecos y con aberturas que comunican a diversas partes de esta cueva. La cueva tiene una extensión bastante grande pero los derrumbamientos y subidas del nivel de suelo hacen que ciertos tramos sean impracticables. 













Por toda la cueva abundan marcas y restos de cuerdas y velas para la orientación. A pesar de que la estructura no es laberíntica, sus galerías son sencillas, paralelas y perpendiculares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario