lunes, 30 de octubre de 2017

MONUMENTOS DESAPARECIDOS DE ALICANTE: Cuarteles

Cuartel de San Francisco:
En primer lugar se debe señalar que aquel edificio fue un convento, desde el siglo XVI hasta las medidas desamortizadoras de Mendizábal. Igualmente hay que mencionar cómo las necesidades derivadas de la falta de cuarteles condujeron al Estado a determinar que se formaran los planos. Al utilizarlo como cuartel se planteaban las posibles mejoras o como en este caso añadirle la llamada Casa Santa,  la iglesia de San Francisco  y otras casas con el objeto de mejorar y ampliar el cuartel. Ocupaba en parte lo que hoy es el edificio de Hacienda y la iglesia de Nuestra Señora de Gracia.


Cuartel del Carmen:
Los proyectos para edificar un cuartel de nueva planta fueron durante los años treinta del siglo XIX una idea repetida en la ciudad de Alicante, pues además de los formados por I. de Lovencha (1832) y Miguel Alonso (1833) existe otro ideado por Emilio Jover (1839) y presentado a la Real Academia de San Fernando para obtener el título de arquitecto en el año 1839. Tipologia estudiada y pensada para 2.000 plazas. No llegó a construirse porque tras la desamortización de Mendizábal, se ocuparon los conventos de San Francisco y del Carmen. Éste fue destinado a edificio militar del Cuerpo de Infantería,  que ocupaba lo que posteriormente seria la actual plaza del mismo nombre. Precisamente para esa función militar es el plano formado el 6 de febrero de 1850 por el maestro de obras Vicente Pérez, y, al tratarse de esa clase de arquitectura, "comprobado" por el teniente coronel señor comandante del cuerpo, Manuel Perales. Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Dirección subinspección de Valencia. Comandancia de Alicante.


Cuartel del Rey:
Edificio militar destinado al Cuerpo de Caballería ubicado en la plaza del Barranquet, actual avenida de la Constitución,  esquina a la calle de Artilleros. A la fecha del primer proyecto se añade la de 1816 dada por Viravens, en su "Crónica de Alicante"; según Joan Calduch el mencionado cronista se basaría en una serie de reformas de consideración,  que le darían las características arquitectónicas decimonónicas. Las mismas que se mantenían en 1879, cuando se proyecto realizar otras obras de reparación,  que se señalan en el plano firmado por Manuel Miguel. Interesa señalar que en la dictadura de Primo de Rivera fue demolido y posteriormente, en 1927, seria aprobado el proyecto ideado para construir un nuevo edificio destinado a Gobierno Militar.

Constaba la fachada de tres puertas, las dos laterales destinadas a cuadras, y la central, además del vestíbulo,  cuarto de oficial de guardia, patio, aljibe, abrevadero, y cocinas tiene en la parte posterior la caja de escaleras para acceder al piso superior, señalado para dormitorios. En el gran volumen que forma el edificio resalta la regular composición con dos vanos sobre cada puerta, que se puede relacionar con su destino, de la misma forma que se establece la separación de las caballerizas. Dentro del esquema castrense, la fachada presentaba un lienzo con zócalos y recercados como único elemento ornamental, porque la sobriedad se incluía dentro de los planteamientos característicos de esa tipología arquitectónica. En la línea de ser más útiles los cuarteles resueltos a manera de nuevas fortalezas con patio interior desde donde se distribuyen las diversas dependencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario