miércoles, 8 de agosto de 2018

El Greco: Santiago


Realizado entre 1608 y 1614. Óleo sobre lienzo de 72 X 55 cm. 

Esta obra forma parte de un apostolado que procede de la Iglesia de Almadrones, Guadalajara, en el que se repite con escasas variaciones el modelo de los Apostolados de la Catedral de Toledo y de la Casa-Museo del Greco en la misma ciudad. Cuatro lienzos de la serie se encuentran en el Museo del Prado: El Salvador, Santiago, Santo Tomás y San Pablo. Se percibe en ellos la participación en la ejecución del taller del maestro. La figura de Santiago es la de mayor calidad del conjunto, y quedó registrada a su entrada en el Prado como la de Santiago, sin que se especificara cuál de los dos con este nombre representa, pues no lleva consigo ninguno de los atributos que permiten una mejor identificación: ni el mazo de batán con que fue asesinado Santiago el Menor, ni el alto bordón de peregrino que lleva el Mayor. Para algunos, el ademán retórico de la mano podría corresponderse con el primero, el autor de la Epístola de Santiago. La cabeza, sin terminar, es un alarde de rotundidad pictórica y sólo puede achacarse al maestro. Se puede apreciar el contorneado en negro que conforma las líneas del encaje, aplicado sobre la base rojiza de preparación y que sirve de media tinta y sobre la que se dieron las abruptas pinceladas sin más modelado final. Aparece por ello como un rostro en convulsión, pero lleno de vívida expresión. La túnica es de otra mano; está resuelta con pequeñas y oblicuas pinceladas, ligeramente frotadas. 





FUENTE: Museo de El Prado

No hay comentarios:

Publicar un comentario