miércoles, 11 de julio de 2018

El Greco: La Virgen María


Realizado entre 1595 y 1600. Óleo sobre lienzo de 52 X 41 cm. 

La efigie sigue un modelo femenino frecuente en el Greco: una adolescente de óvalo facial almendrado, ojos grandes y oscuros que destacan sobre la blanca tez. Se cubre con un velo fino, el habitual manto azul y la túnica carmesí. El contorno de todo el busto se perfila por el halo luminoso que envuelve a la Virgen y la destaca sobre el fondo grisáceo. Tanto las reducidas dimensiones como la visión muy cercana de la figura están pensadas para buscar la complicidad del espectador, la proximidad devocional del creyente. La tela es una réplica con participación de taller del ejemplar que se conserva en el Musée des Beaux-Arts de Estrasburgo. Se inscriben ambas versiones en una iconografía mariana bastante frecuente a lo largo de los siglos XV y XVI, la llamada Verónica de la Virgen, que solía emparejarse con la representación del Ecce Homo. Sacristías y monasterios fueron los lugares más frecuentes para estas imágenes. Está firmada en el lateral derecho. 




FUENTE: Museo de El Prado

No hay comentarios:

Publicar un comentario