martes, 19 de junio de 2018

Música del Clasicismo: Muzio Clementi


Nacido en Roma en 1752, es considerado normalmente el padre de la interpretación moderna en piano. A los siete años comenzó su formación musical y era tan buen alumno que dos años después logró un puesto como organista. Un rico inglés, llamado Beckford, quedó impresionado de su talento y decidió llevarlo a Inglaterra. En este país recibió una excelente educación musical y académica. 

En 1770 Clementi debutó como pianista. Motivado por la excelente recepción del público, el joven decidió iniciar una carrera como concertista y al poco tiempo apareció como el mejor pianista del mundo. En 1781 comenzó una gira que le llevó a Francia, Alemania y Austria. En Vindabona el Emperador José II le pidió competir en un duelo musical con Mozart. Clementi interpretó una parte de su Sonata en si bemol mayor, mientras que Mozart ejecutó una sorprendente serie de variaciones. Tal fue la habilidad de ambos competidores que el Emperador se vio forzado a declarar un empate. Sin embargo, el tema principal de la Sonata en si bemol mayor cautivó la imaginación de Mozart y diez años después lo empleó en la obertura de la ópera "La Flauta Mágica". Este hecho irritó tanto a Clementi que cada vez que se publicó esta sonata, el compositor incluyó una nota diciendo que había sido escrita una década antes de que Mozart empleara las primeras notas en "La Flauta Mágica"

A partir de 1782, por veinte años, Clementi permaneció en Inglaterra tocando piano, dirigiendo y enseñando. Ahí tuvo dos alumnos que lograron especial fama: J.B.Cramer y John Field. También fabricó pianos, pero en 1807 su industria fue destruida por un incendio. En 1810 dejó de ofrecer conciertos para dedicar todo su tiempo a la composición y a la construcción de pianos. Sus últimos y tranquilos años los pasó en Evesham, donde falleció en 1832. Fue sepultado en la Abadía de Westminster.

Antes de fallecer Clementi había amasado una importante fortuna debido al cuidado que tenía en el gasto de dinero. 

Compuso cerca de ciento diez sonatas para piano, muchas de las cuales aún se interpretan y forman parte de las piezas seleccionadas en los textos avanzados para estudiantes de piano. Pero en las salas de concierto no son muy frecuentes debido, en gran medida, al hecho de que los profesionales modernos no las ven tan desafiantes. Sin embargo, la mayoría de las sonatas de Clementi son más difíciles de tocar que las de Mozart. 

Además de la música para piano, Clementi escribió una gran cantidad de otros tipos de música, incluyendo varias sinfonías que poco a poco han sido aceptadas por los musicólogos como obras importantes. La música de Clementi no aparece a menudo en las salas de concierto, aunque se ha hecho popular en grabaciones. El espíritu jovial, liviano y apasionado de sus primeras obras para piano resulta especialmente atractivo para mucha gente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario