viernes, 4 de mayo de 2018

Escritores valencianos: Joan Rois de Corella


Joan Roís de Corella nace el 28 de septiembre del 1435 en Gandia. Es el hijo mayor de un caballero llamado Ausiàs Roís de Corella, emparentado con el conde de Cocentaina, y de Aldonça. El matrimonio tuvo otros tres hijos: Manuel, que se hizo fraile, Lluís y Dalfina.

Joan empieza a escribir alrededor de los 25 años, crece en un ambiente intelectualmente muy activo. En 1453 es examinador de notarios, el 1453-54 jurado de Valencia y entre en 1456 y en 1462 consejero de su ciudad. Promueve la edición impresa de obras no pasadas aún por la imprenta, como el Regimiento de la cosa pública de Francesc Eiximenis. El autor se mueve en los círculos aristocráticos y cultos de la sociedad que lo ve crecer.

Roís de Corella rompe la rígida tradición, según la cual debía dedicarse a la milicia o a la diplomacia, y en su madurez ingresa en el estamento eclesiástico. Por una serie de documentos notariales y testamentarios, fechados entre 1468 y 1471, sabemos que Joan Roís de Corella, por esas fechas, ya era maestro en teología: "el reverendo y magnífico Padre Joan de Corella, caballero y maestro en sancta Teología". Lo cual no quiere decir qua ya fuera sacerdote, pues parece que la intitulación de reverendo y de maestro en teología no suponían haber sido ordenado in sacris. Desde el año 1473 hasta su muerte 24 años más tarde estuvo casado con Isabel Martínez de Vera, con quien tiene dos hijos, Juan y Estefanía.

Entre 1453 y 1456 tiene un debate epistolar con el príncipe Carlos de Viana que le acredita como gran orador y escritor. Este textos, por ejemplo, que bien podrían servir de poética corelliana, en cierto modo, forman parte de lo que sería su primera etapa creativa, cuando Joan Roís de Corella escribe obras de carácter mitológico, con gran influencia de las Metamorfosis y las Heroidas de Ovidio . Esta etapa se podría cerrar con la redacción de la célebre Tragedia de Caldesa, conocida y celebrada por varios críticos y escritores. Las relaciones que Roís tiene con las mujeres, en cierto modo, determinan, al parecer, su creación literaria, por lo que la tal Caldesa tiene también algunos poemas dedicados. Aparte de las mantenidas con Caldesa, dama no identificada pero que debió ser un amor de juventud, Joan Roís de Corella dedica escritos a Iolanta Durleda.

La segunda etapa de su creación literaria se ve concentrada en el transcurso de los años 1458-1459 y 1462-1465. Corella, con una prosa cada vez más madura, escribe obras declaradamente morales y con referencias directas al contexto temporal y espacial de producción, la obra queda en un segundo plano, y se dedica a su formación teológica, así como la traducción del salterio y de la obra de Ludolfo de Sajonia Vita Christi, la vida de Jesucristo, aparecida en diferentes ediciones , algunas de ellas póstumamente.

Su obra, escrita en verso y en prosa y tanto religiosa como profana, es muy divulgada por la Valencia de entonces, conocida en tertulias literarias e imitada por otros autores. Los préstamos de Corella que hay por todo el Tirant lo Blanc, lo demuestran: Joanot Martorell sabía de memoria algunas de sus obras. Corella también fue un innovador en el campo estricto de la poesía. A pesar de seguir la tradición ausiasmarquiana del decasílabo, le acerca, con el cambio acentual de la cuarta a la sexta o bien, en la cuarta y octava sílabas, hacia la nueva musicalidad de la lírica italiana. Cultiva también el virolai y se sirve de forma dispersa del verso de arte mayor de tradición castellana. A pesar de estos rasgos bastante definidores, por Corella no existía una diferencia absoluta de géneros. A menudo, en las prosas cortas aplica determinadas técnicas de la poesía lírica, bueno y intercalando, además exitosos de su producción. En total, Roís de Corella es autor de 18 poemas -3 religiosos y 15 profanos- y de 19 composiciones narrativas breves -9 prosas mitológicas, 5 prosas varias y 5 religiosas, de las que 3 hagiográficas.

La obra de Roís de Corella no consigue la fama y el prestigio de otros autores valencianos del siglo XV porque escribe para la aristocracia que empieza ya a dar la espalda al catalán y se decanta por el prestigio de la literatura castellana, sobre todo, a partir de la guerra de las Germanías. De hecho, hasta el siglo XX, la obra de Corella no obtiene el valor que más se ajusta al valor real de su obra.

Fallece a los sesenta y dos años de edad el día 6 de octubre de 1497 en Valencia. Con una personalidad compleja, una vida activa en la sociedad valenciana del siglo XV, una vida sentimental agitada, maestro en teología, predicador y traductor minucioso, transcurren los últimos años de su vida, Corella constituye uno de los escritores mas importantes en la historia de la literatura del siglo XV, en una sociedad en transición entre la Edad Media y el humanismo renacentista.





No hay comentarios:

Publicar un comentario