martes, 27 de febrero de 2018

La imposición de la casulla a San Ildefonso de Eugenio Cajés


Pintada hacia 1600. Óleo sobre tabla, de 40 X 51 cm.




Durante algo más de veinte años Cajés fue pintor del rey y se dedicó sobre todo a una producción religiosa de estilo delicado, líneas suaves y rostros dulces e inexpresivos. Esta tabla pudo pertenecer a un retablo, aunque también, por su pequeño formato, pudo realizarse para la devoción privada. El cuidado tratamiento, la refinada iluminación y el soporte de madera son característicos de este tipo de obras. Esta obra pertenece seguramente al cuadro de un banco de retablo, aunque también, por su pequeño formato, pudo realizarse para la devoción privada. En ella el santo se encuentra arrodillado y recibe la casulla de manos de la Virgen. Todo ello se encuentra acompañado de unos ángeles que son representados rodeando la escena principal.

Hijo del pintor italiano Patricio Cajés, de quien fue discípulo, resulta destacable la preocupación de Eugenio Cajés por los efectos lumínicos, que contribuyen a crear esa sensación mórbida e intimista, como en el caso de la Virgen con el Niño y ángeles del Museo del Prado, que le ubican en el aprendizaje claroscurista, en sintonía con el panorama internacional de su época y con la producción de Juan Bautista Maíno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario