viernes, 24 de noviembre de 2017

VALENCIA DESAPARECIDA-Convento de Jerusalem

Situado en las afueras de la ciudad, frente a la puerta de San Vicente. Monasterio franciscano bajo la advocación de Santa Maria del Espasmo.  La primera comunidad procedía  del Convento de Franciscanas de Gandia. El monasterio fue ampliado y enriquecido a partir de 1481, por Don Luis Cabanilles y Vilarrasa, tercer señor de Benisanó y Bolbaite. Sus sucesores también lo tomaron bajo su cuidado,  pero don Luis fue el verdadero mecenas del cenobio, en donde fue enterrado.  También recibió allí sepultura, por concesión de la familia Cabanilles, don Juan de Brandemburgo, esposo de doña Germana de Foix.

Constaba el monasterio de un patio de entrada (con acceso por la actual plaza de San Agustín) desde el cual se llegaba al templo, situado a la izquierda,  mientras que frente a la entrada se hallaba el llamado patio de las palmeras,  dependencias,  claustro y huerta. De la época gótica se conservaba una pequeña estancia, junto a la Sala Capitular,  con bóveda de crucería,  en cuya clave principal aparecía el escudo de los Cabanilles.  En la iglesia, el gótico primitivo se hallaba enmascarado por reformas hechas en los siglos XVIII y XIX, en estilo neoclásico. El altar principal era de orden corintio. El presbiterio era semicircular y se adornaba con diez columnas corintias de yeso  y armazón de madera. Eran muy interesantes las portadas góticas,  que se encontraban situadas por distintas dependencias de la casa.


En el convento se fue reuniendo,  con el tiempo, una buena colección de obras de arte. El convento, sin ser una obra fundamental dentro del arte valenciano, tenía interés por sus fundadores,  que instalaron allí su sepulcro, y por las obras de arte que contenía. Los restos góticos,  tras la exclaustración, pasaron a ser propiedad de quien efectuó el derribo, sufriendo diversas vicisitudes. La portada principal,  la mas valiosa, fue regalada al Ayuntamiento de Valencia,  para que formara parte de los fondos artísticos del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario