martes, 31 de octubre de 2017

Monumentos Desaparecidos de Alicante: Monumentos a los Mártires de la Libertad

Primera Versión
Con el fin de recordar el luctuoso suceso del fusilamiento de un grupo de progresistas, capitaneado por Pantaleón Boné, en el Paseo del Malecón de Alicante -hoy Explanada- el 8 de marzo de 1844, se colocaba todos los años, hacia la mitad del mismo, un efímero monumento de tablas y cartón,  hasta que se decidió levantar un conjunto más sólido, encargándose la obra -la parte escultórica- a Vicente Bañuls Aracil, siendo inaugurado el mismo día 8 de marzo de 1907.

Esta primera construcción estaba configurada de una columna de orden toscano sobre un pedestal, que coronaba una alegoría de la Libertad, personificada en una figura femenina esbelta, desnuda de cintura para arriba y con unos largos sayales replegados en su brazo izquierdo. Sobre el fuste de la columna se localizaba otra figura en relieve,  mujer con los brazos extendidos, sin duda también alegórica. En su parte superior una leyenda esculpida: "A los Mártires de la Libertad,  que fue erigido en el paseo de este mismo nombre en 1907".
El monumento sufrió desperfectos en la Guerra Civil, cuando se hallaba ubicado en la Plaza del Mar, siendo retirados sus restos.
Se trataba, sin duda, de uno de los conjuntos escultóricos más importantes erigidos en la ciudad de Alicante a principios del siglo XX y una de las obras más ambiciosas del escultor Vicente Bañuls. Como se aprecia en una fotografía cercana en la fecha a la inauguración del monumento, el artista concibió una equilibrada y bella composición,  ejecutando con técnica abocetada, sugerida, propia del modernismo, tanto el bulto redondo femenino como el altorrelieve principal, todo ello en piedra caliza blanca.

Segunda Versión

Conocemos este monumento por una litografía de E. Martínez. Aunque da la sensación de ser un conjunto de piedra, puede tratarse también de una obra provisional,  que se levantaba todos los años en el Paseo del Malecón  (hoy Explanada), por los motivos que a continuación desarrollaremos.
De hecho, la razón de ser de este monumento se inscribe dentro del movimiento liberal español de los años treinta del siglo XIX contra el antiguo orden social y político, acaudillado por la burguesía progresista.  En 1844 y contra las medidas del gobierno que permitían restringir las libertades de los Ayuntamientos, el coronel Pantaleón Boné  y otros alicantinos se rebelaron contra aquél, siendo posteriormente vencidos y fusilados en represalia en el Malecón el 8 de marzo de ese mismo año.
Desde el primer aniversario de la matanza, aparecieron sobre el lugar de los fusilamientos veinticuatro hojas de laurel. En el segundo, pedestales rodeados de flores con el nombre de las víctimas. Posteriormente y antes de 1863, se debió erigir el monumento, que comentamos.
Sobre un pedestal escalonado, se erige el cuerpo central de planta cuadrangular y estrechado en altura, en cuyas caras se encontrarían leyendas conmemorativas de los sucesos de 1844.
Sobre este prisma, se erigen otros de sección poligonal, que sostiene una estatua de mujer de cuerpo entero y vestida a la antigua, que porta con su mano derecha una corona de laurel (símbolo de la victoria) y con la izquierda una vara que sostiene lo que parece ser una corona.
Fuera provisional o definitivo, el conjunto se adhiere por completo al movimiento neoclásico, tanto en el empleo de una arquitectura purista de líneas sencillas, como en la interpretación de la figura femenina, siendo uno de los escasos ejemplos que conocemos de esta corriente estética en la ciudad de Alicante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario