lunes, 21 de agosto de 2017

ROYAL GEORGE de Gran Bretaña

El 28 de agosto de 1782 zozobró inesperadamente en Spithead el más importante bajel de línea de la flota de lord Howe; se trataba del Royal George, y el accidente causó la pérdida de casi 900 vidas humanas, de las que 300 eran mujeres y niños que habían subido a bordo para visitar a parientes y amigos. El expediente de la Corte Marcial, abierto de inmediato, determino que algunos elementos del armazón habían cedido, hecho atribuible únicamente al estado de deterioro del barco. No obstante cuando ocurrió el trágico accidente, el Royal George tenía sólo veintiséis años de vida, y los barcos de madera de la época, por lo general, no se deterioraban en un periodo de tiempo tan breve.
            Entre 1839 y 1843, el coronel Pasley intentó el desmantelamiento de los restos, ya que constituían un serio estorbo para la navegación. Un primer intento había sido efectuado en 1817. Lo que quedaba del esplendido barco después de tantos años, se hizo saltar por los aires por medio de una tonelada de pólvora metida en un cilindro metálico.

Tipo: bajel de tres puentes de primera clase
Botadura: 1756
Eslora: 66,80 metros
Manga: 12,40 metros
Calado: 6 metros
Desplazamiento: 1.578 toneladas
Armamento: primera batería, 28 cañones de 42 libras; segunda batería, 24 cañones de 32 libras; tercera batería, 22 cañones de 24 libras; 10 cañones de 12 libras; 10 cañones de 9 libras; y 6 cañones de 6 libras

Tripulación: 826 hombres

No hay comentarios:

Publicar un comentario